Menú Portada
Mientras Barcelona celebra su triplete, el Real Madrid aplaude el regreso de Florentino

Último acto de la Liga 2008-09, con un puesto de descenso por decidir

Mayo 28, 2009

La Liga española echa este domingo el cierre tras 38 jornadas en las que el FC Barcelona se ha vuelto a encontrar con el triunfo y el Real Madrid ha dado un paso atrás. Mientras los azulgranas celebran su triplete histórico –Copa, liga y Champions-, los blancos ponen fin a la etapa institucional más aciaga de toda su historia y dan la bienvenida el próximo lunes a su nuevo-viejo presidente, Florentino Pérez. Mientras eso ocurre en casa de los grandes, por abajo cinco equipos pelean para eludir la última plaza de descenso que condena no ya a segunda división, sino a una ruina económica de la que puede resultar imposible salir.

pq__geta_betis.jpg

El Barcelona tiene en su poder todos los títulos de la temporada. Algo impensable cuando a finales de la pasada se despedía al técnico y a las dos estrellas de la plantilla. La llegada de Pep Guardiola, el entrenador del equipo de Tercera división, ilusionó a muy pocos, pero el técnico se ha encargado de desautorizarnos a todos los que dudamos de su capacidad. Tres títulos ganados y realizando el mejor fútbol del continente. Para el Barça es tiempo de celebraciones y de pensar qué hay que mejorar en la plantilla para mantener el nivel. Se vislumbran salidas y suenan fichajes, pero no hay prisa.
Donde sí las hay y muchas es en el seno de su gran rival, el Real Madrid, que fagocitado por la situación institucional derivada de la gestión incalificable de un presidente que no ha hecho honor al puesto que ocupó, se encuentra a la deriva, sin plantilla, con el futuro hipotecado y, lo que es peor, pendiente de lo que decidan los jueces sobre lo que ocurrió durante la llegada y salida de Ramón Calderón.
La buena noticia para el Real Madrid es que en su proceso electoral sólo hay un candidato, Florentino Pérez, lo que permitirá que el próximo lunes sea proclamado presidente y de esta manera se ganen dos semanas al tiempo. Tiempo de fichar, de nombrar nuevo entrenador, de reestructuración interna y de poner en marcha otra vez la máquina de generar ingresos para recuperar en el menor tiempo posible la ilusión de los seguidores. Tarea muy complicada pero posible para quien en el año 2000 colocara en el primer puesto del mundo a un club con estructuras obsoletas.

La permanencia es como un título

Lejos de los focos y del glamur las cosas se ven de forma diferente. Cinco equipos pelean en 90 minutos, los últimos de la temporada, por conservar la categoría. Un premio que con la actual situación económica supone casi lo mismo que ganar un título. El que tenga la desgracia de descender se va a encontrar con la ruina económica, con los ingresos reducidos en más de un cincuenta por ciento y con compromisos adquiridos que no podrá hacer frente.
Por poner un ejemplo de los cinco implicados, el Betis este año ha tenido un presupuesto de 50 millones de euros y una plantilla que cuesta cerca de 30 millones por temporada. En Segunda el presupuesto difícilmente podrá llegar a los 25 millones y deberá vender a casi todas sus figuras. Otro, como el Getafe, puede ver rota una posible operación de cambio en el accionariado que estaría condicionada a su permanencia en Primera. El Valladolid, tercer implicado, subsiste en Primera y lo tendrá muy duro en Segunda de donde regresó hace bien poco. Como el Spórting, que cuando bajó a Segunda hace un década rozó la desaparición y sólo el ascenso de hace un año le alivió. Osasuna, el último implicado, se tendría que plantear el regresar en un año si no quiere ver peligrar el futuro.
Así están las cosas para una jornada en la que, casualidades del destino, los cinco dependen de sus propios resultados para salvarse. Ello se debe a que Betis y Valladolid juegan entre sí, y si Osasuna, Spórting y Getafe ganan sus partidos el que pierda del duelo de Sevilla se irá a Segunda. El Betis también desciende en caso de empatar ante los pucelanos si se producen las otras tres victorias.
Con las matemáticas en las manos quien peor lo tienes es el Osasuna, pues de las 81 combinaciones posibles (VER CUADRO ADJUNTO) desciende en 41 y media. La media se da en el hipotético caso de que empaten a puntos con el Getafe; si los madrileños pierden por un gol de diferencia serán los navarros los que bajen, y si pierden por más de un gol serán los madrileños los que se despidan. El Spórting baja en 29 de las posibilidades
El Valladolid desciende sólo en dos de las 81 combinaciones, pero en las casas de apuestas es quien más papeletas deportivas tiene. El referido Getafe cae a Segunda en las dos ocasiones y media contadas y en otra media más. Esta vez sería en un empate con el Betis, lo que implica la derrota de ambos en esta jornada; si pierden por la misma diferencia de goles son los sevillanos los de bajan; si el Getafe pierde por un gol más de diferencia que los andaluces, bajan ellos. Y rizando el rizo, en esa misma combinación, si el resultado del Lopera es 0-1 y el del Sardinero 3-1, Betis y Getafe tendrían que disputar un partido en campo neutral para ver cuál de los dos dice adiós. Valencia sería el escenario elegido para tan rocambolesca final.
El Betis, además de esa combinación triple con el Getafe, pierde la categoría en otras cuatro.
Rácing –rival del Geta-, Recre –rival del Spórting- y Real Madrid –rival de Osasuna- podrían estar primados hasta por cuatro equipos cada uno. Al menos esta vez es porque ganen.