Menú Portada
Mientras crecen las noticias sobre el uso de ayudas de la Junta de Andalucía para el pago de fiestas y otros eventos organizados por el sindicato de Cándido Méndez

UGT ha recibido más de 108,4 millones en subvenciones estatales en los últimos 20 años

Septiembre 3, 2013

De esta cantidad, 88,5 millones los ha recibido en función de su representación y otros 19,9 millones por su participación en órganos públicos

A pesar de que en 2012 se recortaron estas ayudas en un 31% respecto al ejercicio 2011, esta cifra fue un 17% superior a lo cobrado en 1994

El mayor crecimiento interanual se produjo entre los años 2005 y 2006, siendo presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, cuando este importe subió un 33%

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


El próximo 10 de abril del 2014, Cándido Méndez cumplirá 20 años como Secretario General del sindicato, quizá para celebrarlo podría sustituir como himno de la formación “La internacional” por el “Money, Money” que cantaba Liza Minelli en la película Cabaret. Y es que a lo sindicatos españoles les crecen los enanos. Si bien CCOO continúa salpicada por el escarpado tema de los EREs, UGT lleva más de dos semanas copando portadas, y no precisamente por el buen hacer en la representación y defensa de los intereses de los trabajadores, función que cada vez se aleja más de su cometido fundacional. Varios medios se han hecho eco en los últimos días de las prácticas fraudulentas del sindicato que en más de una ocasión utilizó las subvenciones pagadas con los impuestos de todos los españoles para sufragar las paparotas y excesos de sus empleados. Una única conclusión se saca en claro: Cándido Méndez se ríe de España.

El 16 de abril de 2010 la Unión General de Trabajadores de Andalucía ofrecía una copiosa cena enmarcada en una fiesta nocturna de la Feria de Abril de Sevilla en la que no faltaron grandes dosis de jamón, gambas, manzanilla o rebujito, pero sobre todo, sarcasmo. Los casi 13.000 euros en los que estaban valoradas las viandas fueron cargados a una subvención otorgada por la Consejería de Empleo de la Junta para sufragar los gastos de representación del sindicato en la negociación colectiva. Ante el desaguisado, los responsables de UGT en Andalucía salían a escena mostrándose incapaces de explicar el asunto. Con perlas de la magnitud de “que yo sepa no”, Francisco Fernández Sevilla –secretario general de UGT en Andalucía- intentaba calmar los ánimos y aseguraba que se crearía una comisión de trabajo para analizar la causa. Con el ambiente caldeado todavía, El Mundo, sacaba a la palestra una nueva cena, esta vez, servida a 1.600 féminas simpatizantes con motivo del Día de la Mujer Trabajadora. 21.600 euros de ágape cargados de nuevo a las subvenciones de la Consejería de Empleo. La pregunta ahora es, ¿cuánto tiempo lleva UGT manipulando sus facturas para desviar fondos públicos? Y es que toda esta supuesto desvió de fondos lo ha realizado a pesar de tener sus cuentas más que saneadas tal y como se conoció este fin de semana. La federación andaluza de UGT tenía más de 6 millones de euros en depósitos bancarios cuyo único fin era generar intereses. Además, el sindicato disponía de otra cuenta corriente en la que se le ingresaban las subvenciones. Su saldo superaba los 12 millones de euros.

Lógico tener una situación financiera tan holgada, y es que el sindicato de Cándido Méndez ha recibido subvenciones del Estado por más de 108,4 millones de euros, 18.000 millones de pesetas, desde el año 1994, justamente cuando fue elegido Secretario General de la formación sindical.

Más subvenciones que hace 20 años a pesar de la crisis

Estas subvenciones se dividen en dos grandes grupos, las que reciben por su representación conseguida en las elecciones sindicales (88,5 millones de euros) y las que perciben por participar en organismos públicos (19,9 millones de euros). En general han subido la mayoría de los años, solo descendieron entre los años 1995-1996, 2002-2003, 2004-2005, 2009-2010 y 2011-2012. En este último año, los importantes recortes generalizados realizados por el gobierno de Mariano Rajoy llevaron a que descendieran estas partidas en un 31%, pero a pesar de ello, la cantidad recibida en ese ejercicio, 5,06 millones de euros, es superior en un 17% a los 4,30 millones de euros que percibieron en el ejercicio 1994.

 
 
Y es que, hasta que llegó este importante tijeretazo la tendencia general fue de subida, en concreto un 71% entre 1994 y el 2011 cuando se recibió un máximo de 7,37 millones de euros, con un incremento récord entre los años 2005 y 2006, siendo José Luis Rodríguez Zapatero presidente del Gobierno, cuando en sólo un año se aumentaron las subvenciones en un 33%.

Millones de euros que no saben de crisis, y que si sumamos ayudas que proceden de Europa, fondos para la formación o de las Comunidades Autónomas, permiten holgadamente pagar cenas de lujo o casetas de feria.