Menú Portada
Menos de 24 horas después de la emisión del programa "Salvados" firma un convenio Federación de Bancos de Alimentos

Twitter y Facebook obligan a Mercadona a cambiar su política respecto a la donación de comida

Diciembre 11, 2012
pq_923_juan_roig_elchinos.jpg

Adoradas por muchos, detestadas por otros, lo cierto es que las redes sociales se han convertido en una fuente de presión social que hace reaccionar a muchas empresas y organismos. Este es el caso de la cadena de alimentación Mercadona, presidida por Juan Roig, que ha visto como desde el pasado domingo ha recibido un aluvión de críticas por su gestión sobre la donación de comida. Todo comenzó con la emisión del programa “Salvados”, el pasado domingo por la noche en La Sexta. En la última emisión del programa presentado por Jordi Évole, “Con la comida no se juega“, Jaume Serra, responsable del Banco de Alimentos de Valencia, afirmó que Mercadona no donaba comida a su institución. Serra matizaba, eso sí, que iba a tener una reunión con la compañía este mismo lunes 12 de diciembre para negociar un convenio. Desde ese momento, Facebook y especialmente Twitter se inundaron de críticas contra la empresa pidiendo incluso el boicot de la cadena de supermercados, lo que obligó a que el Community Manager de la compañía a través de su cuenta oficial en Twitter (@mercadonasuper) empezará su defensa alegando dos acuerdos existentes de ámbito local, en Barcelona y Alicante.

Pero a lo largo de la mañana el efecto dejo de diluirse, se aumentaba. Diferentes medios se hacían eco de la polémica e incluso algunos atacaban al programa de televisión mezclando campañas puntuales de donación encabezadas por los consumidores con donaciones de productos a punto de caducar a los bancos de alimentos, generando el efecto contrario, ya que las diferentes páginas de noticias se llenaban de comentarios contrarios, afirmando incluso que la empresa de Roig gestiona de forma individual la destrucción de estos alimentos, con servicios de recogida de residuos especialmente dedicados a ello.

Pero casualmente, la respuesta no tardó ni 24 horas en darse tras la finalización del programa. En la misma tarde del lunes, se firmaba un acuerdo con la Federación de Bancos de Alimentos (Fesbal)  por la que la cadena pone a disposición de Fesbal “los centros de Mercadona como puntos de recogida de alimentos en aquellos municipios donde se realicen las campañas que tradicionalmente organizan los bancos de alimentos“.

Polémica acrecentada en el tiempo

Cerrada o no la polémica, lo cierto es que la imagen global de la cadena de supermercados está perdiendo mucha fuerza. Además de las casi siempre declaraciones polémicas de su presidente, Juan Roig, sobre como deben trabajar los españoles y sus tendencias a las bajas, la marca está perdiendo mucha fuerza positiva en los últimos meses. Este verano, su anuncio de no repercutir la subida del IVA a los consumidores fue duramente contestado en Internet, afirmando que desde el mes de julio (dos meses antes de la subida impositiva) se estaban subiendo semanalmente los productos. Incluso ya entonces, se afirmaba que Mercadona estaba en la cola de las grandes cadenas de distribución en cuanto a su apoyo a bancos de alimentos, con cantidades exiguas que por ejemplo no llegaban ni al 5% del total.

Ante todo ello, la penúltima polémica fue su decisión de “blindar” con cámaras y alarmas con 1.400 cámaras para evitar “los quebrantos generados por los robos internos o externos” y que está implementando a razón de 80 tiendas por mes. Una medida lógica, pero que chocaba con las acusaciones por su escaso apoyo en acciones solidarias realizadas por consumidores, y ya se sabe, son estos los que tienen el poder y la última palabra.