Menú Portada
COSAS DE RTVE (Y II)
Los trabajadores disfrutan de una paga extraordinaria por productividad

TVE y RNE no contabilizaron los dos meses de vacaciones para trabajadores con más de 20 años de antigüedad

Mayo 11, 2009

Concluido el último Expediente de Regulación de Empleo, sabemos ahora que aún se mantienen algunas irregularidades en el traspaso de activos del Ente Público a la Corporación
A los sindicatos les sorprende y les alarma que este anteproyecto de Ley que pretende eliminar la publicidad no haya tenido el mismo recorrido y la misma implicación de todas las partes, como sí tuvo el anterior


En nuestra edición de ayer informábamos que en los despachos de Prado del Rey los algunos directivos contratados por el presidente de la Corporación RTVE, Luis Fernández, realizaban cálculos distintos a los recogidos en el Proyecto del Ley que establece el nuevo sistema de financiación de la televisión pública. Básicamente, decíamos, con 1.800 empleados menos se reducirían anualmente unos 100 millones de euros y con un ajuste riguroso del 10% en los gastos operativos: en los presupuestos de productoras, cache de presentadores, directivos de la calle, derechos de programas, derechos deportivos, derechos de cine, empresas de servicio, etc… Supondrían unos 70 millones teniendo ahora 1.095 millones de presupuesto y se quedarían en 925 millones. Sus ingresos serían la subvención directa del Estado de 555 millones, el 3 % (120 millones), de los ingresos de las privadas, 240 millones de la tasa radioeléctrica y 10 millones por la comercialización de sus servicios y productos. No haría falta la tasa del 0,9 % de operadores de telecomunicación y todos tan contentos.

Los restos del último ERE

Pues recién concluido el último Expediente de Regulación de Empleo sabemos ahora que aún se mantienen algunas irregularidades en el traspaso de activos del Ente Público a la Corporación. El 14 de noviembre de 2006 el ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales autorizaba al Ente Público RTVE y a sus sociedades a extinguir hasta un máximo de 4.150 contratos sobre una plantilla de 8.219. Los despidos se iniciaron en el último trimestre de 2006 y concluyeron el pasado 1 de enero. Radio Televisión Española acordó con sus filiales RNE y TVE asumir sin cargo alguno para ellas los compromisos contraídos con los empleados traspasados al Ente y dados de alta en la actual Corporación. Es el Ente quien responde desde el 12 de julio de 2006 “de las obligaciones laborales consecuencia del ERE, así como, con efectos de 31 de diciembre de ese año, de los compromisos adquiridos de concesión de dos meses de vacaciones remuneradas a los trabajadores que cumplan veinte años de antigüedad en las sociedades establecidas en el Convenio Colectivo de RTVE. Las entidades RNE y TVE no registraron contablemente el devengo de dichos compromisos ni su cesión al Ente”.
Un auténtico privilegio para los tiempos que corren. Pero no es el único. Los trabajadores de RTVE disfrutan de un total de tres pagas extraordinarias, las dos habituales más otra de “productividad”. Han leído bien, de productividad. En definitiva, el último Informe de Auditoria de las cuentas consolidadas de RTVE mantenía, además, una incertidumbre respecto a Televisión Española “por no ser posible cuantificar las posibles indemnizaciones a las que la sociedad debería hacer frente por las demandas interpuestas por una empresa de producción audiovisual y por ciertas entidades gestoras de derechos de propiedad intelectual y audiovisual”.

¿Por qué esta Ley sí y la anterior no?

Una de las pocas voces crítica dentro de RTVE ha sido la del sindicato USO. La Unión Sindical Obrera estima que “después de la experiencia que tuvimos en la elaboración de la Ley 17/2006, de 5 de junio, de la radio y la televisión de titularidad estatal, Ley debatida durante meses, entre los partidos políticos, los sindicatos, la dirección de RTVE, la SEPI y el propio Gobierno, a nosotros nos sorprende y nos alarma que este anteproyecto de Ley que pretende eliminar la publicidad no haya tenido el mismo recorrido y la misma implicación de todas las partes, como sí tuvo entonces. Y no es porque no hayamos querido, sino porque se nos ha escamoteado la posibilidad de participar en su debate y elaboración”.
El mencionado sindicato se pregunta “¿cómo vamos a creernos esto, si no han cumplido con la vigente Ley? ¿Por qué aquella, consensuada, no, y esta trágala sí?”. Siempre según USO, esta Ley 17/2006, en su artículo 42.3) establece que cada contrato-programa será suscrito por el Gobierno y la Corporación RTVE antes del 30 de junio del último año de vigencia del contrato-programa anterior. A tal fin, la Corporación presentará previamente al Gobierno, para su discusión, una propuesta de contrato-programa antes del 1 de febrero”.
USO afirma que “a estas alturas del año 2009 no ha visto la luz ni siquiera el primero, no hay nada de nada. Y es más, por dejar de emitir un minuto de publicidad en el año 2008, el Estado debía aportar a la Corporación unos 50 millones de euros, que nadie de la empresa ha visto. Otro incumplimiento manifiesto del Gobierno con los que han consensuado la Ley, con los sindicatos y los trabajadores de CRTVE. Y otra cosa más, ¿cómo vamos a realizar 8.200 horas anuales más de producción propia interna cuando ya se han ocupado de dejar desierto el Área de Construcción de Decorados, cuando a los Centros Territoriales se les han retirado las Unidades Móviles, cuando los platós se ocupan con decorados que no se pueden quitar para contratar fuera…?”. Preguntas sin respuesta, de momento.