Menú Portada
DEMOLEDORA AUDITORÍA DE HACIENDA DEL ÚLTIMO AÑO DE GESTIÓN DE CARMEN CAFFAREL EN RTVE (II)

TVE mantuvo en antena la serie “Al Filo de la Ley”, producida por Luis Fernández, sin cumplir las cláusulas del contrato

Octubre 30, 2007

“La serie tuvo un coste de 5,4 millones de euros por la producción de 13 capítulos de entre 60 y 70 minutos de duración”
 
“El share objetivo incluido en el contrato fue del 23% que no se alcanzó en ninguna de las emisiones”
 
“Se mantuvo la producción del espacio a pesar de las bajas audiencias”
 
El actor protagonista de la serie, Leonardo Sbaraglia, cobró 468.789 euros y Natalia Verbeke, 273.460 euros
 
El coste por capítulo fue de 411.893 euros


Informe de Auditoría de Hacienda  Protagonistas de la serie “Al Filo de la Ley”

En marzo de 2005, bajo el mandato de Carmen Caffarel en RTVE y con Manuel Pérez Estremera como director de Televisión Española, la cadena pública estrenaba la serie “Al Filo de la Ley”. Una apuesta más que fracasó pero que, además, conllevó una serie de privilegios denunciados por la Interventora Delegada de Hacienda en RTVE en su Informe de Fiscalización correspondiente al ejercicio económico de 2006 y que adelantó en exclusiva este periódico en su edición del pasado viernes. La Auditoría no deja lugar a dudas: la productora del actual presidente de la Corporación CRTVE, Luis Fernández, recibió trato de favor por parte de los entonces responsables del Ente Público.

Otro fracaso de Caffarel

Fernández figuraba como productor ejecutivo de una serie que, basada en hechos reales, relataba las experiencias de un bufete de abogados. El elenco artístico era de primera fila Leonardo Sbaraglia, Natalia Verbeke, Fanny Gautier y Emilio Gutiérrez Caba. Un reparto que se completaba con la actriz María Vázquez que encarna a la secretaria del bufete y los actores Paul Lostau, el joven pasante del despacho, y César Vea, en el papel de un investigador privado. Dirigida por el argentino Javier Olivera y por José María Caro contó con Luis Fernández y Carlos Fernández como productores ejecutivos.
Televisión Española rubricó “un contrato de producción completa” con Plutal Entertainment España para la producción de 13 capítulos de entre 60 y 70 minutos de duración cada uno por un importe de 5.422.704 euros. Casi nada. Tal y como se puede apreciar en los documentos que se adjuntan, “el coste final, con las deducciones asociadas a la audiencia, ha sido de 5.354.604 euros”, siempre según Hacienda.
La apuesta de Caffarel y Pérez Estremera era fuerte. Siempre según la Interventora Delegada de Hacienda, “ el espacio “se emite en prime time por La Primera con una audiencia media de 2.747.000 espectadores (17% de share). El share objetivo incluido en el contrato fue del 23% que no se alcanzó en ninguna de las emisiones. A excepción del primer capítulo, el resto está por debajo de la audiencia media de la cadena”.

Incumplimiento de condiciones

El último párrafo del Informe de Auditoria es, si cabe, más demoledor. Textual: “Se mantiene la producción del programa a pesar de las bajas audiencias. En los últimos capítulos, las audiencias son inferiores a 2.000.000 espectadores, lo que no está en consonancia con el coste del programa (411.893 euros), ni con los importes de diversas partidas incluidas en el presupuesto de la productora (importes de los 13 capítulos antes del beneficio industrial)”.
Sin comentarios. Al final, la auditora reseña los emolumentos percibidos por los protagonistas. Leonardo Sbaraglia, 468.789 euros; Natalia Verbeke, 273.460 euros; Fanny Gautier, 156.263 euros, y Emilio Gutiérrez Caba, la misma cantidad.