Menú Portada
Mientras en Estados Unidos mantienen los tipos en el 2%

Trichet vuelve a anticipar una subida casi segura

Junio 26, 2008

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, insistió ayer en que es “posible” que la autoridad monetaria decida en su reunión de julio una subida de los tipos de interés “de pequeña proporción” para “garantizar un anclaje sólido de las expectativas de inflación”.

pq_552_Trichet.jpg

En una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, el presidente del BCE dijo que los riesgos para la estabilidad de precios “han aumentado” como consecuencia de la escalada en los precios del petróleo y de los alimentos y advirtió de que la institución mantiene un grado de “alerta máxima” en la lucha contra la inflación. En este sentido, confirmó que mantiene su amenaza de subir los tipos en julio, tal y como ya había anunciado el pasado 5 de junio. “Dije que podíamos decidir una subida de tipos de pequeña proporción en nuestra próxima reunión para garantizar un anclaje sólido de las expectativas de inflación”, explicó Trichet a los eurodiputados, que añadió que esta opción sigue siendo “posible”. No obstante, insistió en que el BCE no está estudiando una “serie de incrementos”. “Estamos en un estado de alerta máxima. El Consejo de Gobierno (del BCE) seguirá vigilando muy de cerca todos los acontecimientos”, dijo Trichet este miércoles a los eurodiputados. El BCE está decidido a “impedir los efectos de segunda vuelta y la materialización de los riesgos al alza para la estabilidad de precios a medio plazo”, agregó. “El Consejo de Gobierno está determinado a garantizar el anclaje de las expectativas de inflación en línea con la estabilidad de precios. Este anclaje de las expectativas de inflación a medio y largo plazo es un prerrequisito para que la política monetaria contribuya a un crecimiento económico sostenible y a la creación de trabajos en la zona euro”, insistió el presidente del BCE. Atribuyó el aumento de la inflación al incremento de los precios del petróleo y de los alimentos y pronosticó que el nivel de precios seguirá siendo alto durante los próximos meses y sólo empezará a “moderarse” en 2009. En este sentido, explicó que, según las proyecciones del BCE, la tasa de inflación se situará entre el 3,2% y el 3,6% en 2008 y entre el 1,8% y el 3% en 2009. Trichet insistió en que el riesgo de entrar en una “espiral inflacionista” de precios y salarios es “grave”, especialmente en los países donde están generalizadas las cláusulas de indexación en los salarios, y reclamó prudencia en las negociaciones salariales para evitar los efectos de segunda vuelta. Por lo que se refiere al crecimiento, el presidente del BCE dijo que los fundamentos de la economía de la zona euro son “sólidos” y que no existen “desequilibrios importantes”. No obstante, admitió que la “incertidumbre sobre las perspectivas del crecimiento sigue siendo alta” y que existen “riesgos a la baja” por el impacto de las turbulencias financieras y el amento de la inflación. Las últimas proyecciones de crecimiento del BCE señalan que la economía de la eurozona crecerá entre 1,5% y un 2,1% en 2008 y entre un 1% y un 2% en 2009. Sin embargo, Trichet subrayó que el crecimiento tocará fondo ya a mediados de 2008 y empezará a recuperarse “gradualmente” después. En cuanto a las turbulencias financieras, el presidente del BCE aseguró que de momento no han afectado a la concesión de créditos a las empresas de los sectores no financieros.