Menú Portada
Insta a España a reformar el mercado laboral

Trichet también contra las tesis del Gobierno

Noviembre 23, 2009

El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude-Trichet, instó al Ejecutivo español a que “ni evite ni posponga” las reformas estructurales que necesita la economía, entre ellas, flexibilizar el mercado laboral y acometer la reestructuración del sistema financiero.

pq_910_Trichet1.jpg

Es “necesario” moderar los salarios y reducir las grandes diferencias que existen entre trabajadores fijos y temporales, estos últimos sobre los que ha caído de “manera desproporcionada” la crisis, explicó Trichet en su intervención en la convención anual de la Asociación de Mercados Financieros.

Todas las reformas, dijo, servirán para ganar en competitividad y productividad, porque España, “al igual que todas las economías del mundo”, tiene que cambiar su modelo productivo y adaptarse a las nuevas posibilidades de futuro, además de sacar provecho de los cambios importantes de la ciencia o la tecnología.

Para el presidente del banco emisor europeo, España debe acometer dichas reformas pensando en “su pasado coherente y de éxito constante” desde que entró en la Unión Europea, además de mantener “su credibilidad” de que puede cumplir con el compromiso comunitario para situar el déficit público por debajo del 3% del PIB.

Los cambios propuestos por Trichet para mejorar la situación económica en España coinciden con los del presidente del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, quien además de abogar por una reforma laboral, considera preciso que un tercio de las 45 cajas de ahorros existentes lleven a cabo un proceso de fusión.

Sin embargo, el presidente del BCE tuvo palabras de elogio para el sector financiero español, del que dijo que es “fuente de fuerza” y “orgullo nacional”.

Para Trichet, el sector financiero español además de ser “más resistente” que el de otros países durante los primeros meses de la crisis, ha demostrado ser “líder” y ha puesto en valor la utilidad de una “buena serie de almohadones” que acumuló en los tiempos de bonanza.

No obstante, advirtió de que seguirá aumentando la tasa de morosidad y estrechándose los márgenes, por lo que abogó por realizar los “necesarios ajustes” en el sistema financiero.

Esta reordenación, dijo, se puede hacer de forma “pensada” y con la experiencia de épocas anteriores, pues recordó que España ha sido “testigo” de muchos procesos de este tipo en el pasado y que han dado como resultado un modelo bancario “de gran éxito”.

En cuanto al apoyo “excepcional” que ha recibido el sector financiero en Europa, Trichet indicó que “habrá que ir retirándolo” y aseguró que la “receta” para que las entidades recuperen su estabilidad es “una gestión sólida”.

Además, sobre las medidas extraordinarias de liquidez adoptadas por el BCE, recordó que fueron tomadas con “gran valentía” y “diseñadas para que fuera fácil desmantelarlas de manera gradual cuando fuera el momento oportuno”.

Sobre las nuevas normas de supervisión financiera que se promueven internacionalmente, recordó que todo apunta a que en ellas se prestará una “atención especial” a la relación que existe entre las entidades y sus riesgos para el resto del sector.

Sin embargo, señaló que “hay mensajes” que dicen que el tamaño de las entidades no es el “criterio decisivo” y que el “factor determinante” son los riesgos asumidos por las mismas.