Menú Portada
LAS AYUDAS A LA INMIGRACION (I)
Solo para el cuarto trimestre de 2010, el Ministerio de Valeriano Gómez destinó a este fin 7,3 millones

Trabajo comete un desliz en la concesión de ayudas al retorno voluntario de inmigrantes que casi nos cuesta 600.000 euros

Abril 24, 2011

Recientemente, el Instituto Nacional de Estadística (INE) afirmaba que el número de inmigrantes en España caía primera vez desde el año 1996; exactamente un 0,3%. Según el último Padrón publicado por el mencionado Instituto ya somos más de 47 millones de habitantes, de los que más de cinco millones son ciudadanos extranjeros. Por otro lado, nuestro país es el segundo, sólo por detrás de Alemania, con el mayor número de inmigrantes. Según Adecco, de los 17 millones que hay en la UE, el 23,1% está en Alemania y el 21% en España. Sin embargo, si tenemos en cuenta la población total de cada uno de los Estados, España tiene más extranjeros en proporción con su tamaño y población que países como Reino Unido (un 14,6%), Italia (un 13%) y Francia (un 8,9%).

Hasta 2008, España fue un país receptor de trabajadores extranjeros, fundamentalmente extracomunitarios que elegían la Península, no sólo por las facilidades a la hora de encontrar trabajo en el sector de la construcción o en el de servicios, sino también por la facilidad de adaptación al compartir idioma. Y de alguna manera había que reducir el número de inmigrantes, entre otras cosas, por el paro creciente y las críticas de los trabajadores españoles sin empleo… Y a ello se ha dedicado el Ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, entre reunión y reunión con Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, secretarios generales de UGT y CC.OO. respectivamente.

El pasado 10 de marzo, la Dirección General de Integración de los Inmigrantes publicaba en el BOE las subvenciones y ayudas concedidas durante el cuarto trimestre de 2010. En esa Resolución se decía textualmente: “La Dirección General de Integración de los Inmigrantes convoca la concesión de subvenciones para el retorno voluntario de personas inmigrantes”. El importe total, al que accedían Cruz Roja Española, ACCEM, AESCO y el Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad, ascendía a 7.976.634, 32 euros.

De psicólogo a dinero de “bolsillo”

Pues bien, el Departamento del ugetista Valeriano Gómez emitía una disposición el pasado 4 de abril en el BOE por la que se procedía a “corrección de errores de la Resolución de 22 de febrero de 2011”. La Dirección General de Inmigración tan sólo se percató de la millonaria cantidad cuando las Asociaciones reclamaron las cantidades asignadas. El problema se centró en que el montante de las asignaciones se las atribuía la Dirección General de Integración de los Inmigrantes, cuando en realidad la mitad del importe total procede del Programa de Cofinanciación Fondo Europeo para el Retorno.

 

Con las ayudas se cubren los gastos imaginables: servicio de información y orientación sobre los trámites necesarios para la obtención de la documentación necesaria para su viaje de retorno; servicio de apoyo psicológico, siempre que se considere necesario, con el fin de ayudar a la persona que retorna en su nueva etapa; el billete de retorno a su país de procedencia desde el lugar de su domicilio en España, para el interesado y sus familiares extracomunitarios (a excepción de los menores de edad), hasta segundo grado de afinidad y consanguinidad y, en caso necesario, el abono de los gastos de desplazamiento en España desde su lugar de residencia hasta el punto de salida; los gastos de alojamiento de una noche por motivos de tránsito; la entrega de un dinero de bolsillo de 50 euros por persona hasta un máximo de 400 euros por unidad familiar; la gestión de una ayuda económica adicional de 400 euros por persona hasta un máximo de 1.600 euros por unidad familiar, como ayuda a su primera instalación en el país de procedencia; en caso de tener que cubrir el transporte desde la localidad de llegada al destino final en su país de procedencia, esta ayuda podrá aumentarse hasta 100 euros por persona con un límite máximo de 600 € por unidad familiar; los gastos imprevistos de medicamentos u otros debidamente justificados por el solicitante y, por último, el pago de los gastos de acompañamiento necesario del solicitante de retorno o familiar debido a enfermedad, discapacidad u otra circunstancia invalidante.

Unas ayudas, las del retorno voluntario de inmigrantes, a las que hay que sumar las subvenciones destinadas, por ejemplo, aMunicipios, Mancomunidades de Municipios y Comarcas para el desarrollo de programas innovadores a favor de la integración de inmigrantes, cofinanciadas por el Fondo Europeo para la Integración de Nacionales de Terceros Países.