Menú Portada
Para agilizar su venta

Trabajadores de hoteles de Ruiz Mateos exigen la solicitud de concurso

Mayo 17, 2011
pq_928_ruiz-mateos.jpg

Trabajadores de hoteles de la familia Ruiz Mateos reclamaron la solicitud de concurso voluntario de acreedores para los inmuebles que integran su división hotelera para hacer efectiva su posterior venta, informaron a Europa Press en fuentes sindicales.

En concreto, el comité de empresa del hotel Berverly Playa, ubicado en Baleares, se reunirá este miércoles con el director general de la división hotelera de Nueva Rumasa (Hotasa), Carlos Miranda, al que reclamará que la compañía solicite la petición del procedimiento concursal de su negocio hotelero, con una deuda de más de 200 millones de euros, principalmente créditos hipotecarios.

“Los hoteles no los comprará nadie hasta que no entren en concurso (…), con una administración judicial existen más posibilidades de venta”, señalaron las mismas fuentes, al tiempo que reclamaron el cobro de los salarios atrasados.

En el caso de los 90 empleados del Berverly Playa, estos retrasos corresponden al mes de abril, ya que finalmente el mes de marzo ha sido abonado. “Los trabajadores exigen que se les de una situación de futuro, teniendo en cuenta que su situación actual es de total incertidumbre debido al preconcurso de acreedores en el que se encuentra el hotel”, señalaron.

A pesar de haber cobrado las nóminas del mes de marzo, los trabajadores del hotel Beverly Playa continuarán con las concentraciones hasta que la familia Ruiz Mateos les pague el salario del mes de abril.

Concentración para exigir salarios atrasados

Por su parte, trabajadores de los hoteles Hotasa Puerto Resort, Bonanza Canarife e Interpalace, ubicados en Puerto de la Cruz (Tenerife), todos de cuatro estrellas, se concentrarán el próximo jueves, día 19, para reclamar el salario correspondiente al mes de abril y la paga extra de mayo, que deberían ingresarla antes del día 15.

En un principio, los empleados de estos hoteles tenían previsto ir a la huelga ese día, pero el comité de empresa ha decidido desconvocarla y sustituirla por una concentración ante la posibilidad de que los tour-operadores desviaran clientes a otros hoteles.

Los quince hoteles que la familia Ruiz-Mateos ha puesto a la venta, actualmente en fase preconcursal, han despertado el interés de inversores nacionales e internacionales, entre ellos empresas, fondos o cadenas hoteleras de mediano o pequeño tamaño.

Las primeras ofertas iniciales han comenzado a recibirse una vez finalizado el proceso de información complementaria y visitas a los inmuebles hoteleros.

La deuda de la división hotelera de Nueva Rumasa supone casi un tercio de los 700 millones de euros que, según la compañía, suma el endeudamiento financiero total de todas las empresas de la familia Ruiz-Mateos.

El ´holding´ ha contratado a la consultora internacional Christie+Co para asesorarle en la venta de dichos activos, siete de ellos ubicados en Baleares, seis en Canarias y dos en Andalucía, con lo que Nueva Rumasa sólo se quedaría, en principio, con el complejo turístico que la familia posee en Santo Domingo (República Dominicana).