Menú Portada

¿Tolerancia interesada?: Osama Abdul Mohsen, el refugiado sirio que trabajó como entrenador en España, acusa a Miguel Ángel Galán (director de CENAFE), de aprovecharse de él y ahora dejarle tirado

Octubre 18, 2016
angel-osama

Imagino que todos ustedes recordarán la imagen de un refugiado sirio recibiendo una zancadilla por parte de una periodista húngara. Esa deleznable acción dio la vuelta al mundo y hubo alguien en España que cogió el guante. Fue Miguel Ángel Galán, director de las escuelas CENAFE y candidato a la presidencia de la Federación. Galán trajo a España a Osama Abdul Mohsen y a su hijo Zaid y, después de un auténtico carrusel de entrevistas y una mediática visita al Santiago Bernabéu junto con su vástago, lo reclutó para su empresa. Allí ha trabajado de administrativo en sus oficinas de Getafe y ayudando en la formación futbolística de niños. Ahora, tras un año de trabajo, ha decidido no renovarle. Osama se ve en una situación muy delicada: sin ingresos, sin trabajo y a la espera de que venga su familia.

Sospechas desde el principio

Tuve la oportunidad de tratar el tema y hablar con el propio Miguel Ángel Galán en la radio. Intenté mantenerme cauto en todo momento, pero reconozco que desde el primer momento el asunto me dio mala espina. Galán está inmerso en la carrera por la presidencia de las Federaciones (la española y la madrileña) desde hace un par de años. Él mismo se bautiza como el “próximo presidente de la Federación” -no sabemos de cuál-, algo que cuando menos resulta inquietante. Gran parte de su argumentario en contra de la actual gestión de Ángel María Villar es perfectamente lógico, pero hay algo en su actitud, en sus formas, en su obsesivo afán por aparecer en los medios, que produce cierta desconfianza.

Galán fue el hombre que puso sobre la mesa la polémica en torno a los papeles de Zidane. Denunció al actual entrenador del Real Madrid por no tener la titulación requerida para entrenar en España cuando el galo estaba dirigiendo al Castilla. En un principio se le impuso una sanción de tres meses sin ejercer el cargo de entrenador, pero poco después ese castigo fue anulado por el TAS. En los últimos años, además, Galán se ha convertido en una suerte de activista humanitario que consiguió su principal hito con la llegada de Osama a España. A todo esto, por supuesto, hay que añadir su sempiterna batalla con la Federación. Fruto de sus repetidas querellas Ángel María Villar tuvo que declarar el pasado viernes en los juzgados de Majadahonda.

Todos estos factores incrementan las sospechas sobre los verdaderos objetivos de Miguel Ángel Galán con el asilo temporal de Osama. ¿Acto altruista o maniobra de marketing?

La excusa es el idioma

Como es de suponer, las versiones de los dos protagonistas difieren. Osama acusa directamente a Galán de haberle utilizado para medrar en su ansiado ascenso al sillón principal de la Federación (es). El sirio ha cumplido el contrato de un año que tenía con CENAFE y después no ha sido renovado. El director de la escuela alega que lo único que le han pedido al entrenador es que aprenda español para no tener que utilizar un traductor de manera constante. Este es un coste -según CENAFE- que no se pueden permitir. Además, Galán ha afirmado (en varios medios de comunicación) sentirse tranquilo porque Osama tiene la opción de cobrar el paro durante unos meses. También asevera que el refugiado ha ahorrado dinero suficiente con charlas y conferencias como para poder aprender de manera correcta español. Y por último insiste en que le han renovado el contrato de alquiler por un año, por lo cual la vivienda la tiene asegurada hasta septiembre de 2017. Lo más curioso de lo que dice Galán es la afirmación de que Osama volverá a trabajar en febrero si ya ha aprendido español correctamente. Tendrá que ser uno de los mejores profesores del mundo para poder utilizar de manera adecuada el castellano en menos de cinco meses.

Osama, por su parte, asegura que únicamente le han propuesto alargarle el contrato laboral hasta el inicio del próximo año. El sirio se lamenta de su actual situación porque su familia (su hijo mayor está en Alemania y su mujer y sus otros dos hijos en Turquía) llegará a nuestro país en un mes. No sabe cómo va a encontrar trabajo en un espacio tan corto de tiempo.

Las últimas horas han estado repletas de batallas dialécticas del propio Galán con diferentes periodistas que se han hecho eco de las denuncias de Osama. Al encontrar tanto revuelo en las redes sociales, CENAFE emitió un comunicado en el que explicaba su versión de los hechos. Según la escuela, le han pagado, entre alquiler, sueldo y otros menesteres, más de 2500 euros al mes durante un año. Creen que han hecho lo suficiente. Que cada cual saque sus conclusiones.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99