Menú Portada

Todo calculado: Florentino Pérez y Manuela Carmena acuerdan aparcar la construcción del Hotel junto al Bernabéu hasta el final de la legislatura cuando la reforma en marcha aumente la edificabilidad disponible

Octubre 17, 2016
floren-carmena

Extraconfidencial lo adelantó: el as en la manga de Florentino Pérez para la Asamblea de Compromisarios del próximo 23 de octubre sería el acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena para remodelar el Santiago Bernabéu y así ha sido. Once días antes de la cita con sus socios en el flamante nuevo Pabellón de Valdebebas (hay que demostrar poderío), unos sonrientes Florentino Pérez y Manuela Carmena anunciaban el acuerdo en el que, aparentemente, se renunciaba a los metros cuadrados de edificabilidad que permitían la construcción de un Hotel y Centro Comercial y se quedaba sólo con la remodelación pura del Estadio. Pero es importante lo de aparentemente, porque los planes de Florentino Pérez van mucho más allá y están basados en una agenda muy bien calculada.

La máxima preocupación era el comienzo de la obra y principalmente por motivos financieros. El acuerdo con el patrocinador que va a pagar la totalidad de la reforma, el fondo de Abu Dhabi, IPIC, propietario de CEPSA, generaba cada día más dudas e inquietud. Es cierto que hay algún aspecto positivo en los últimos meses, como la subida del petróleo, pero también otros que no lo son tanto. En primer lugar, su proceso de fusión con otro de los grandes fondos del emirato, Mubadala, pero también por la situación de la petrolera española CEPSA que acaba de vender a Amancio Ortega precisamente una de las torres que se construyeron en la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. La ruptura del acuerdo era cada día una hipótesis más plausible y por ello, había que cerrar el acuerdo de manera inminente.

Acuerdo con el Hotel, posiblemente al final de la legislatura

Florentino Pérez movió ficha rápidamente, tan pronto como el nuevo equipo de Manuela Carmena llegó al Palacio de Cibeles y, desde luego, no se lo han puesto nada difícil desde el consistorio madrileño. En poco más de un año se ha cerrado un acuerdo en el que ambos se han consensuado los plazos. Se espera una tramitación rápida de las licencias y que en el verano de 2017 se inicie una fase con más importancia de la que parece, el derribo no sólo del Centro Comercial La Esquina del Bernabéu también de la extensa área de oficinas. El nuevo emplazamiento de los despachos del Club merengue en Valdebebas, junto a los campos de entrenamiento, ya está prácticamente terminado: en enero o febrero ya estará disponible, aunque la mudanza no se hará hasta que finalice la temporada.

Cuando se “despeje” esta área tan amplia en la calle Padre Damián, el Real Madrid dispondrá de casi 20.000 metros cuadrados de edificabilidad disponible, pero aún no moverá ficha. En su estrategia está primero que el Atlético de Madrid finalice su traslado a la Peineta. El Ayuntamiento de Madrid no quiere que se vea un trato de favor con el Real Madrid y por eso, antes de estudiar el uso de esta gran superficie disponible para el Hotel, quiere que finalice con éxito la mudanza del Club colchonero presidido por Enrique Cerezo. Todo ello nos pondría en el 2018, el año más importante para la reforma del Estadio. En ese ejercicio se ejecutaría la parte más importante y molesta de la obra aprovechando un parón de casi tres meses por la celebración del Mundial de Rusia 2018 que se inicia en una fecha tan temprana como un 14 de junio y que obligaría a finalizar las competiciones de Liga y Champions a mediados del mes de mayo. Así, quedaría sólo un año de gobierno de Manuela Carmena para aceptar un anexo que complementaría los ingresos por turismo que engrosan cada día más las cuentas del club. No hay que olvidar que, en este pasado año, el Tour Bernabéu ha superado por segundo ejercicio consecutivo el millón de visitas, todo ello a un precio de 20 euros la entrada adulta y 14 euros la infantil (1 euro más ambas que hace unos meses). Si buena parte de los visitantes acaban comprando en la tienda del Club o comiendo en los Restaurantes que jalonan el Estadio, que mejor que dormir en un hotel boutique junto al remodelado Bernabéu. Todo está calculado y parece que al final Florentino Pérez, capaz de cerrar todo tipo de negocios con las administraciones de cualquier color político, también lo logrará hasta con Podemos. Ver para creer.