Menú Portada
Se han iniciado los trámites para el divorcio

Tita Astolfi planta a Gigi Sarasola

Julio 2, 2009

No han durado ni 20 meses como casados. El amor ha dado paso a la indiferencia. Tita Astolfi decidió poner punto final a su relación con el empresario, harta de que no cuidara su matrimonio.

pq_813_titasarasola.jpg

Se les ha acabado el amor, aunque la suya resultara una relación modélica. Gigi Sarasola, hijo del fallecido empresario Enrique Sarasola y Cecilia Marulanda, y Tita Astolfi han puesto el punto final a su relación tras poco más de año y medio de matrimonio. Nada queda de aquel 12 de octubre de 2007 cuando se dieron el sí quiero en una espectacular boda que tuvo lugar en El Espinar (Segovia). Me aseguran que la convivencia se había hecho insoportable. Tanto, que Tita le dio más de una oportunidad para reconducir su relación. Sin embargo, todos los esfuerzos fueron en vano. La rubia se desilusionó. Nunca creyó que, una vez casados, iba a encontrar tantos inconvenientes y diferencias insalvables entre ellos. Insisten en que ella estaba más que cansada de que su marido estuviera tan centrado en sus negocios y no cuidara, como merecía, una relación que, finalmente, acabará en divorcio express. Cuentan –y no acaban- que los  trámites para la separación se están llevando a cabo estos días y, aunque ambos quieren mantener una amistad, lo cierto es que sus más allegados cuentan que fueron los constantes reproches los que empujaron al ostracismo su historia de amor. Así pues, otros acusan a la diferencia de edad (ella tiene 23 años y el 43) de ser la causante de la ruptura sentimental. No sería de extrañar, pues Tita todavía comparte sueños con veinteañeros: sus compañeros de pupitre (está estudiando derecho). Lo que sí parece imposible es una pronta reconciliación. Demasiado lo han intentado. Qué pena.
Por Saúl Ortiz