Menú Portada
El vicepresidente de la RFEF, hombre importante de Villar en su campaña electoral

¿Tiene algo que ver Joan Gaspart en las quejas del Real Madrid?

Octubre 28, 2008

Pedja Mijatovic y Bernardo Schuster la han liado con sus declaraciones en contra del estamento arbitral y al insinuar que hay una campaña contra el Real Madrid para que no revalide el título liguero por tercera vez. Se fundamentan teóricamente en los errores arbitrales de las últimas jornadas. La pregunta es si hay algún punto en el que apoyarse para tal afirmación. Y como en todo, si investigas, encuentras una percha en la que colgar este traje.

pq_624_5gaspar1.jpg

Epoca electoral, época convulsa. Los dedos se vuelven huéspedes. Anda Angel María Villar, presidente de la RFEF, inquieto. Cree tener todos los cabos atados –con la inestimable e imprescindible ayuda del CSD-, pero cada día que repasa los posibles votos le asaltan las dudas. ¿Le votarán todos los que se lo han prometido? ¿Será verdad que la territoriales que se han incorporado a la junta directiva de la RFEF le van a dar sus votos, o será estrategia del enemigo? ¡Qué dudas! Porque de los 180 votos que se emitan hacen falta 91 para salir ganador, y hay veces que en sus cuentas se queda en 90, otras llegan a los 100. Un sin vivir.
Hace cuatro años, cuando Villar se midió en las urnas a Gerardo González, antes de iniciarse el recuento nadie sabía qué pasaría. Unas gestiones de pasillos de última hora inclinaron la balanza del lado del bilbaíno. ¿Quién las hizo? Joan Gaspart, ex presidente del FC Barcelona y vicepresidente de la RFEF. El hábil hotelero catalán usó su poder de persuasión ante varios presidentes de clubes para que quebraran la disciplina de voto marcada por la LFP y en lugar de a González votaran a Villar. Barcelona y Betis fueron dos de los “esquiroles”. Casualidades de la vida, en el mandato que ahora espira de Villar los azulgranas se llevaron dos ligas a sus vitrinas y los béticos una Copa del Rey. Simples casualidades.
Cuentan que hace cuatro años el acaudalado Gaspart financió la campaña electoral de Villar. Puso sus medios económicos y humanos al servicio de la causa de Villar. Cenas, viajes, reuniones, llamadas telefónicas, mensajería, oficinas, empleados… y promesas, muchas promesas. Todo lo necesario para levantar una votación que parecía perdida.

Se repite la historia

Ahora, cuatro años después, la historia comienza a repetirse. Que si un empleado de hotel, que si un abogado muy allegado a Villar, que si un delegado federativo valenciano… los tres en una habitación de un hotel madrileño pegados al teléfono. Llamadas a clubes, a jugadores, a presidentes territoriales, a árbitros… todo voto es necesario.
Se preguntarán, ¿qué tiene que ver todo esto con el título del artículo? Pues que en Cataluña hay muchos votos, que el Barcelona tiene otro como club, que su entrenador será miembro de la asamblea y también votará, y que Joan Gaspart es clave en la orquesta de Villar. Paga los músicos y el catering. Tengamos contentos a tan necesarios compañeros de viaje.
¿Qué eso significa que se ordena a los árbitros que se equivoquen a favor del Barça y en contra del Madrid? Ni mucho menos, nadie ordena nada ni ningún árbitro se iba a dejar. Ahí está el caso de Pérez Lasa, que se negó a componendas en su día. Si luego perdió la internacionalidad y vio cortada su proyección no tuvo nada que ver. No, nadie ordena nada. Lo que pasa es que la condición humana es cómo es y el subconsciente nos gasta malas pasadas en milésimas de segundo. Hay veces que juraríamos haber visto algo que en realidad no sucedió nunca.