Menú Portada
Increíble suceso

Tienden una trampa a Luis Medina

Septiembre 27, 2011

El hijo de Nati Abascal vivió momentos de angustia tras darse cuenta que unos fotógrafos le habían inmortalizado rebuscando en unas bolsas de basura. Insólito y patético.

pq_927_luismedina.jpg

La desesperación por conseguir una fotografía que tenga una venta importante en el mercado lleva, en ocasiones, a provocar situaciones realmente vergonzosas. La última, la que ha tenido que vivir el empresario Luis Medina, foco de expectación personal y profesional para los medios de comunicación, en plena vía pública. Hace unos días, el elegantísimo hijo de Nati Abascal fue inmortalizado a las puertas de su domicilio mientras rebuscaba en la basura. Unas imágenes que sorprendieron a propios y a extraños y que una agencia paseó por todas las redacciones de programas, periódicos y revistas dedicados al mundo del corazón. Inusual la forma de proceder que, sin lugar a las dudas, produce rubor e indignación.
Medina fue el protagonista involuntario de una jugarreta que prepararon unos reporteros que hacían guardia en el domicilio del empresario. Al parecer, el esbelto caballero, que esa tarde había estado recogiendo enseres personales de los que pretendía desprenderse, se sorprendió mayúsculamente cuando, al depositar las bolsas en la acera, se acercaron tres individuos a rebuscar entre la basura, dejando al descubierto datos meramente privados que podrían poner en jaque su seguridad y la de los que le rodean. Alarmado y preocupado al ver documentos y facturas dispuestas por la vía pública corrió a recoger los pedazos y dejarlos a buen recaudo. Fue en ese preciso momento cuando los fotógrafos aprovecharon para inmortalizarle metiendo la mano en la basura, rebuscando, pávido y con el casco de su moto en una de sus manos. Advierten que en el momento en el que Luis pidió que dejaran de fotografiarle, instándoles a respetarle, los reporteros huyeron despavoridos: “Yo no podía creer lo que estaba ocurriendo”, me dijo el aristócrata cuando le pregunté por el suceso. Eso sí, ahora buscan medio para comercializar las instantáneas. Patético.