Menú Portada

Tiempo de fiambreras

Septiembre 17, 2013

Menudo trajín que hay estos días en las cocinas de media España. Como dirían en mi pueblo se ha juntado el hambre con las ganas de comer. Por un lado, los críos, cada vez más se llevan la comida de casa, hay menos becas para comedores y almorzar en el cole es un pico para muchas familias y por otro el final de la jornada de verano para los mayores, anuncio de un otoño próximo, una pérdida de tiempo y dinero, no solo para los que tienen jornada partida y conciliar familia y profesión es una aventura, sino para muchas empresas, que aún no entienden el concepto de productividad y piensan que uno es mejor trabajador por calentar la silla muchas horas.

Y ya que hoy me ha dado por la cocina decirles que el panorama del tiempo es como un emparedado pero en vez de jamón y queso, de un frente, que recorre el cantábrico y una bolsa de aire fría, que no termina de desgastarse en el sureste, Jaén, Granada y Almería, donde se repiten los chubascos, acompañados de tormentas en el interior de Murcia y al sur de la comunidad Valenciana. También será necesario no dejarse el paraguas en el golfo de Vizcaya y en las costas gallegas. Atención a la tramontana en Gerona y al cierzo en Aragón que pueden ir ganando fuerza.

Pero que nadie se engañe este miércoles 18 de septiembre sigue marcado por el potente anticiclón, que sigue manteniendo su posición cómoda en la fachada atlántica y dejando cielos despejados y temperaturas de verano en Coria, Cáceres, 32 grados. Si es cierto, que a primeras horas y en especial en la meseta norte, la chaqueta se convierte en buena compañera de viaje Navaleno, Soria, 4 grados.

“El sol septembrino, madura el membrillo”.