Menú Portada

Tesla huye hacia delante con tecnologías que avisan de accidentes entre otros coches y promete recargas en diez minutos

Enero 2, 2017
tesla-detalle

Les alcanzarán, pero sin duda el fabricante norteamericano Tesla va por delante del conjunto de la industria automovilística. A la compañía de Elon Musk el futuro le ha llegado antes y aplica de manera efectiva tecnologías que otras marcas sólo manejan a nivel experimental o en sus comunicados de prensa. La empresa sigue en números rojos, pierde dinero desde hace más de tres años, y los plazos marcados para cumplir sus promesas tienden de manera inevitable a no cumplirse. A pesar de todo, sus responsables se muestran optimistas y a cada revés, responden con más anuncios. Los californianos son unos genios del marketing y sacan a pasear sus próximos pasos con mensajes que muchos tildan de cortinas de humo, pero no se deben desdeñar. Quieren que su gama crezca y tras el éxito del Model S (el deportivo de tres cuerpos) el Model X (que puede catalogarse vagamente de monovolumen coupé) ya andan atareados con la producción del 3. Para este tienen ya más de 400.000 reservas de aventurados clientes que han abonado una señal de 1.000 euros a modo de adelanto y que han ayudado a sanear las arcas de la compañía. El problema en este aspecto es que tendrán que atender ese aluvión de pedidos y si a día de hoy, con una producción que ronda los 5.000 coches al mes (en el segundo trimestre vendieron 15.000) se antoja poco menos que imposible a menos que subcontraten a terceros su producción o pongan en marcha más factorías propias por la vía de urgencia. De momento la compañía acumula fuertes pérdidas, pero como siguen ingresando grandes cantidades en función de las ventas los accionistas no parecen intranquilos. A pesar de ello en Tesla no se amilanan y ya anuncian la futura llegada de SUVs, furgonetas, camiones e incluso un minibús.

Reforzar la recarga rápida

Otra de sus jugadas importantes para encarar a la competencia que los fabricantes europeos han anunciado es la de reforzar un servicio que aún no pueden prestar: la recarga rápida. Se calcula que el acumulador instalado en cada Tesla supone la mitad del coste de todo el vehículo, y para construirlas la firma tiene en marcha su llamada Gigafactory, de donde salen todas ellas. Para su recarga, poco a poco su red de ‘electrolineras’ va creciendo y a día de hoy son capaces de generar una potencia de 120 Kw. Ya hablan de la tercera generación de surtidores que triplicarían la potencia actual, pasando a 350 Kw, y que podrían completar el proceso en diez minutos. En el plan mostrado por Musk se refleja el deseo de abandonar la conexión con la red eléctrica tradicional y convertirlas en sistema autoabastecido con la ayuda de placas solares. Esto necesitará mucho suelo o al menos espacio sobre el que colocarlas, algo de mantenimiento y una fuerte inversión.

tesla-dentro
Punto de recarga Tesla en Granada

Extraconfidencial visitó una de las siete que hay en territorio español, la de la Venta del Peral en la provincia de Granada. Pegada a la autovía que conecta la comunidad valenciana con Andalucía central, es visitada por entre tres y cinco coches de esta marca cada día, y cuyas paradas para repostar duran alrededor de media hora. La recarga es gratuita en sus ocho conectores, no está atendida por personal de la gasolinera BP contigua, y con ello consiguen energía para recorrer entre 300 y 400 kilómetros.

Evitar accidentes

Otro elemento de celebración y muestra de su know how es un pequeño vídeo grabado esta semana en la localidad holandesa de Valkenswaard, a unos pocos kilómetros al sur de Eindhoven. Si el 7 de mayo de 2016 se produjo el primer accidente al que se podría culpar a un sistema de pilotaje automático con resultado de muerte, se podría decir que en Holanda puede haber ocurrido el primero en el que un sistema robotizado ha salvado la vida de sus pasajeros. Esta puede ser una afirmación algo taxativa, pero según muestra el vídeo adjunto el radar de última generación instalado en el Tesla, ayudado por la octava actualización a la que el constructor le ha sometido, fue capaz de prever un accidente entre dos coches que le precedían.

El sistema automatizado detectó la fuerte deceleración de dos vehículos delante de un Tesla que aminoró su marcha de manera autónoma, y disparó su alarma sonora de ‘Forward Collision Warning’ antes de que el accidente delante de él se produjera. Si los dos coches que protagonizaron el choque hubiera llevado este sistema es muy posible que el accidente nunca hubiera tenido lugar. A pesar de su aparatosidad se saldó sin daños personales para los protagonistas del mismo, y obviamente tampoco para los pasajeros del Tesla. Al parecer este radar puede leer por debajo y a los lados de los coches que le rodean, y es ajeno a las inclemencias meteorológicas. Funciona exactamente igual con niebla, lluvia, o en la oscuridad, todo un avance tecnológico que ninguna otra marca ha mostrado a la fecha en vehículos de serie. No todo esto es fácil. Al estar en el punto de mira de toda su competencia, a veces Tesla pierde activos, como la compañía Mobileye. Los encargados hasta hace poco de instalar los sistemas de visión en toda su gama les han abandonado como proveedores y se sabe que trabajan ya para BMW, así que es muy posible que se haga público dentro de no mucho un sistema parecido en los deportivos alemanes. El mercado emergente de coches eléctricos es tan prometedor que hasta se han subido al carro el fabricante de teléfonos ZTE. Le queda mucho por delante, pero ni es el primero ni será el último en probar suerte en esta fiebre del oro del Siglo XXI.

José M. Zapico

@VirutasF1