Menú Portada
Ángela Molina, indignada con la actitud de la actriz

Terapia psicológica para Lidia Bosch

Mayo 12, 2009

Cuando la vida aprieta lo mejor es refugiarse en aquellos que pueden echarte una mano. Eso mismo parece estar haciendo la actriz Lidia Bosch tras los últimos acontecimientos acaecidos.

pq_771_lidiaa.jpg

Sigue sin poder creérselo. La actriz Lidia Bosch pasa estos días un auténtico tormento. Desde que la menor le detalló cómo había sido su relación con Alberto Martín, su todavía marido, las lágrimas inundan su rostro. Me cuentan que Lidia está completamente desolada. Tanto, que sus más allegados empiezan a estar más que alarmados ante sus llantos ensordecedores y ese sentimiento de rara culpabilidad que le aprisiona. Bosch no puede evitar sentir que podría haber evitado tanto sufrimiento y maldice el día en el que se arrejuntó con el célebre arquitecto. Quizás, tanto trajín le ha obligado a acudir puntualmente a la cita con un psicólogo para reponerse de una de las experiencias más trágicas de su vida, o tal parece.

Lidia confiesa que es más que habitual que se le sobrevengan escenas imaginarias en las que su vida se le parte por la mitad. No es de extrañar, pues insisten en que no es la misma desde que, presuntamente, ocurrieron los hechos denunciados hace ya algunas semanas. Por eso ha decidido que, durante las próximas semanas, la menor inicie el contacto con un profesional que le ayude a recomponer, quizás entender, todo lo que está viviendo. No sólo se ha convertido en losa los presuntos hechos delictivos, pues la menor asegura sentirse tremendamente agobiada ante el interés mediático que ha despertado su tétrica historia personal. Quizás es momento para reprobar las actitudes de todos los protagonistas de esta historia, quienes no han dudado en ventilar vía comunicado lo más purulento del suceso.

Quien sigue sin entender nada de lo que está pasando es el actor Micky Molina. El padre de la menor insiste en que se le está dejando de lado en un embrollo en el que él también tiene opinión. Resulta increible que todavía Lidia Bosch no se haya puesto en contacto con él para informarle de cuál es su estrategia frente a la justicia y, sobre todo, para explicarle el motivo por el que no contó con él cuando se enteró de los supuestos hechos. La familia del actor se encuentra más que indignada, por eso Ángela Molina, baluarte de la cordialidad, asegura que nunca, ni cuando la vida acabe siendo mero recuerdo, perdonará a Lidia la frialdad con la que está actuando. Me cuentan que, en más de una ocasión, Ángela se ha intentado poner en contacto con ella, pero nadie responde a sus llamadas.

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com