Menú Portada

Telefonica quiere cambiar el panorama televisivo y sus armas son Marc Márquez y Fernando Alonso

Febrero 10, 2014

Este y oeste. Sudistas y confederados. Musulmanes y cristianos. En la guerra siempre ha habido dos frentes y en el actual mercado televisivo Mediaset y Atresmedia (Telecinco y Antena 3) se disparan morterazos con el salón de tu casa como campo de batalla. Ocurre que Internet está cambiándolo todo, y a pesar de que ambas facciones realizan esfuerzos más que notables en el ciberespacio, el que realmente sabe de que va ese tema no es sino Telefonica, propietaria de todo cable que cuelgue por las calles españolas y varios países latinoamericanos. Si para las cadenas televisivas estar en la red de redes es como ser un pez fuera de su pecera, para los propietarios de Movistar TV -anteriormente Imagenio- esto está chupado. 
 
El público planetario está abandonando a marchas forzadas la pantalla televisiva en beneficio de la de sus dispositivos digitales, ya sea en forma de ordenador, tablet o incluso teléfono. La clave en todo caso para que uno de estos productos digitales funcione son los contenidos, y todo apunta a que la apuesta de los vecinos de la Gran Vía madrileña es de órdago. Los madrileños aprovechan el extraño letargo que los líderes yankees en la materia, Netflix, que mantiene sujeto en el país de las hamburguesas a una de las compañías de crecimiento más explosivo de los últimos años. A cambio de menos de diez euros al mes ofrecen acceso instantáneo a películas, documentales y diversos contenidos y han hecho tambalearse los cimientos de este mercado. Que salten el charco con su fórmula no es más que cuestión de tiempo… a menos que otros operadores se les adelanten.
 
Derechos deportivos
 
Esta parece ser la jugada de Telefonica, plantar su bandera antes de que lo hagan otros. Para ello han adquirido los derechos de Roland Garros, negocian los del Mundial de Fútbol de Brasil, se han quedado con el MotoGP de este mismo año (y del que retransmitirán en exclusiva la mitad de las pruebas), y van a ofrecer con opciones multipantalla la Formula 1 al mismo tiempo que se podrá ver gratuitamente -pero con publicidad- por Antena 3. 
 
El problema para el usuario medio es que si no está abonado a sus servicios, no tendrá acceso a sus imágenes. En tiempos de crisis el dinero para costear los carísimos derechos de emisión ha de salir de alguna parte y las operadoras ya han certificado la muerte, al menos temporal, de la ecuación “lo-pagamos-con-la-publicidad” porque los anuncios no dan para tanto. De ahí que nuevas fórmulas basadas en el pago por parte de los usuarios sean la escapatoria como ya lo han sido en otros países. 
 
En la era pre-Alonso Canal+ apostó por el Pay per view y el desastre no pudo ser mayor; apenas 2000 usuarios pagaban las 1825 pesetas (unos once euros) que costaba ver con cada Gran Premio en sus mejores momentos. El pago-por-visión fue un descalabro planetario no solo para su representante español, sino para el conjunto de los países en los que se ofreció. Sin embargo la tendencia parece ir en otro sentido: la opción mixta que ya funciona en Italia e Inglaterra, con la mitad de las carreras en abierto y con publicidad por medio, y la otra mitad, en la modalidad “sólo para abonados”. La operadora de pago recaba dinero, audiencia, y notoriedad, y el dinero publicitario importa algo menos. Una jugada a todas luces urdida para crecer en el mercado. La pregunta que nadie aclara es si a la postre todas las carreras serán exclusivamente de pago y es lo que temen no sólo los telespectadores, sino también los anunciantes. Si las carreras son de pago, la audiencia cae muy por debajo de los niveles de cuando son en abierto, y por lo tanto, sus pegatinas, adhesivos, y espectaculares azafatas se ven mucho menos. Obviamente les hará replantearse todo y muy probablemente los que sufran sean las propias escuderías. Lo que si parece claro es que la Formula 1 ejerce de flautista de Hamelín que atrae audiencias millonarias y con ello, negocio. Si tienes una cadena de televisión, siéntate con Ecclestone, le necesitas. 
 
José M. Zapico
@VirutasF1