Menú Portada
Con la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y el Centro Médico Teknon

Telefónica participa en REMPARK, proyecto pionero en la monitorización del Parkinson

Abril 21, 2015
pq_929_telefonica.JPG

Telefónica, la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y el Centro Médico Teknon han desarrollado el primer holter para enfermos de Parkinson. Según sus creadores, el dispositivo abrirá nuevos campos en el diagnóstico, tratamiento y gestión de la Enfermedad de Parkinson (EP). Un avance que forma parte del proyecto europeo de telemedicina, REMPARK, del que son responsables las 2 instituciones y Telefónica.

Joan Cabestany, catedrático de la Universitat Politècnica de Catalunya e investigador del Centro de Estudios Tecnológicos para la Atención a la Dependencia y la Vida Autónoma (CETpD), institución coordinadora del proyecto; Angels Bayés, directora de la Unidad de Parkinson del Centro Médico Teknon de Barcelona, y Jaume Raventós, director de eHealth Telefónica España, han presentado hoy las primeras conclusiones del proyecto europeo, que ha estudiado durante tres años la evolución de 40 enfermos de Parkinson de España, Italia, Irlanda e Israel mediante un sistema de tele monitorización y control remoto, soportado por la plataforma de gestión remota de Telefónica.

Precisar los sintomas de la enfermedad

El objetivo general de REMPARK ha sido determinar y cuantificar con precisión los síntomas de la enfermedad asociados al sistema motor para monitorizar su progresión. Logrando este objetivo se está en disposición de sustituir el típico diario de anotaciones que el paciente de Parkinson rellena para presentar a su doctor por su sistema automático. Esto es muy importante, ya que debido a las propias fluctuaciones que se manifiestan, los pacientes no tienen un estado motor constante durante todo el día y en algunos casos sufren cambios dramáticos, siendo casi imposible para ellos registrar esta información de forma precisa.

El sistema REMPARK se compone básicamente de un dispositivo del tamaño de un móvil, que el paciente lleva ajustado a la cintura con un cinturón bio-compatible. Este dispositivo actúa a modo de sensor que mide, procesa y transmite la información relativa a los síntomas motores experimentados por el paciente. En el interior del dispositivo se incluyen una serie de sensores, un microprocesador y una interface Bluetooth que permite la comunicación con un Smartphone, aunque lo verdaderamente importante reside en los algoritmos desarrollados e implementados.

Servidor central

En un segundo nivel, el sistema REMPARK cuenta con un servidor central donde se almacenan, procesan y analizan todos los datos que recibe del dispositivo que lleva en la cintura el paciente para determinar su evolución. Actúa también como sistema inteligente de apoyo a la toma de decisiones por parte del equipo médico supervisor.

De esta forma, se consolida una solución tecnológica de gran precisión para medir los síntomas motores del Parkinson. En concreto, según Telefónica y las instituciones participantes, el sensor ha demostrado tener una sensibilidad de un 87% para identificar correctamente la presencia de un estado motor cuando éste se manifiesta y una especificidad del 100% para identificar correctamente la ausencia de un estado motor cuando éste no se manifiesta.

Los responsables del proyecto también han confirmado que este dispositivo, compuesto por unos algoritmos únicos, es la base para poner en marcha gran cantidad de funcionalidades aplicadas a la enfermedad, la primera de las cuales es el “holter” de la EP. Del mismo modo que las personas hipertensas tienen un tensiómetro en casa con el que vigilan su tensión arterial, los enfermos de Parkinson podrán adquirirlo en poco tiempo para auto-controlar su enfermedad sobre todo en los primeros estadios.

Desde Telefónica señalan que trabajan para integrar su servicio de gestión remota en los sistemas de salud, lo que aportaría grandes beneficios médicos, sociales y económicos, pues podría aumentar la independencia de los pacientes; mejorar la gestión de la enfermedad, y en incluso prevenir ingresos hospitalarios debido a caídas o a la ingesta inadecuada del medicamento, pues es capaz de dosificar la medicación en función del estado del paciente. Según explica Jaume Raventós “la inclusión de la tecnología de las TIC en la gestión de la enfermedad es un hecho al que ya no se le puede dar la espalda”.