Menú Portada
Una de ellas problemas para pagar deudas por 7,2 millones de euros

Telecinco invirtió 10,5 millones por el 15% de dos empresas de José Luis Moreno que al año siguiente valían en total menos de 9 millones

Mayo 3, 2010
pq_923_José-Luis-Moreno2.jpg

El todo poderoso empresario televisivo ha retornado a la actualidad con el caso Palma Arena, tras ser portada de todos los medios de comunicación con motivo del robo que sufrió en su lujoso chalet en Madrid y en el que resultó salvajemente agredido. De este último suceso, que incluyó entrevista personal con el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, nunca se supo la cantidad de dinero exacta que le fue sustraído en su domicilio.

 El fiscal del caso Palma Arena recogió como una de las causas para solicitar la previsión preventiva para Jaume Matas, ex presidente del Gobern Balear y ex ministro de Medio Ambiente en el Gobierno de José María Aznar, el presunto soborno de 250.000 euros que obtuvo del productor y ventrílocuo José Luis Moreno. Según se puede leer en el escrito del fiscal “durante la gala de inauguración de IB3 (la televisión balear), Jaume Matas recibió de José Luis Moreno la cantidad de 250.000 euros en concepto de soborno por las adjudicaciones de programas y decorados por el órgano de contratación de IB3 a mercantiles vinculadas a José Luis Moreno… Este pago guarda relación con el fraude en los concursos y licitaciones de las empresas de José Luis Moreno con IB3”. Anticorrupción registró las oficinas de IB3 y detectó sobrecostes hasta de tres veces el precio real.

No hay que olvidar que las productoras propiedad de Moreno han trabajado para distintas televisiones públicas, fundamentalmente en Televisión Española cuando era Ente Público, con contratos multimillonarios. Por ejemplo, la ya histórica “Noche de Fiesta”.

La apuesta nada rentable de Telecinco

Así, aunque José Luis Rodríguez Moreno continuó produciendo para otras televisiones, en los últimos años decidió realizar un rumbo estratégico centrándose en Telecinco, en una relación que no se limitó a la producción de programas para la cadena de Mediaset.

En 2006, la principal sociedad de Moreno, GECAGUMA SL, constituida como Sociedad Anónima en 1981, pero que en febrero de 2006 se transformó en Sociedad Limitada. En ese mismo año, cuatro meses después GECAGUMA realizó una escisión de la rama de actividad de “empresa de espectáculos” mediante escritura notarial de fecha 12 de junio de 2006, donde se escindió la actividad mencionada y parte de su inmovilizado material e inmaterial, que era empleado en la misma, ha pasado a la sociedad denominada Alba Adriática S.L. de nueva creación, con efectos contables a partir del 1 de enero de 2006.

Esta nueva sociedad, junto a otra empresa de José Luis Moreno, nació con un socio de lujo, Gestevisión Telecinco. Como pueden ver en el siguiente cuadro extraído de la auditoría realizada por Deloitte a sus cuentas de 2006, el valor de la  inversión de Telecinco por un  15% de la sociedad fue de 9,5 millones de euros, a los que habría que sumar 1,475 millones por otro 15% de la sociedad Kulteperalia S.L. también de Moreno.

Este valor es más que sorprendente en la actualidad, después de cuatro años y más fracasos que éxitos en la cadena de Paolo Vasile. Un año después la primera sociedad, Alba Adriática, tenía unos fondos propios de poco más 522.000 euros y un endeudamiento de 10,5 millones, mientras que Kulteperalia, el patrimonio era de 7,5 millones con un endeudamiento de 13,5 millones, lo que hizo que el Auditor tuviera que incluir una salvedad en sus cuentas a pesar de su aparente mayor fortaleza financiera.

Al cierre del ejercicio 2007, la sociedad tenía un fondo de maniobra negativo de 7.925.000 euros,  fruto de las importantes obligaciones de pago a corto plazo que tenía de Kulteperalia, SL con entidades financieras, derivadas en buena parte de la financiación a corto plazo de activos fijos, lo que obligó a la empresa negociar con distintas entidades financieras la refinanciación de sus pasivos, para buscar una estructura financiera razonable, que le permita alcanzar ese normal desenvolvimiento de su operativa comercial.

Todo ello, tan sólo un año después de la inversión de Telecinco, que en los siguientes años con informe corporativo publicado, tan sólo se limita a informar del porcentaje de inversión, el asterisco de datos no auditados debería preocupar a los accionistas de la cadena, que ven como los programas de Moreno no consiguen el resultado esperado o duran un par de semanas en la programación.

</w:lsdexception>