Menú Portada
Relato de los dos cooperantes de Global Infantil sobre las malas prácticas de su presidente

Teca, de siete años y enfermo de Sida, murió en julio porque Lossada le negó el tratamiento que le prescribieron dos doctoras (II)

Octubre 15, 2007

“Tirones de oreja, azotes con varas de madera, pedruscos en la espalda y carreras descalzos sobre la grava”, son castigos habituales en Global Infantil
 
“Muchos voluntarios vimos cosas que no funcionaban, pero no nos hemos decidido a hablar hasta que alguien ha tirado del carro”, asegura la pediatra Eva Vegas
 
Gil realiza exploraciones oftalmológicas y ginecológicas, sin ser médico y existen sospechas “de abusos sexuales a menores”


Como informó ayer nuestro periódico el presidente y fundador de la ONG catalana Global Infantil, Gil Lossada González, es investigado por el Juzgado de Menores de Madrid y el Tribunal de Justicia de Cataluña. Según nuestras últimas noticias, el caso podría haber llegado ya a la Audiencia Nacional. La AECI ha exigido su “relevo” momentáneo, mientras éste ha renovado su web incluyendo una durísima carta contra la institución. Los hechos denunciados fueron desvelados por una pareja de cooperantes quienes regresaron a España desengañados y pusieron los hechos en manos de la Justicia.
Presiones psicológicas sobre algunas chicas para mantener relaciones sexuales con él, cambios de tratamientos prescritos por profesionales sanitarios careciendo de titulación o la muerte de un niño por denegación de tratamiento, son algunos de los detalles que incluye la denuncia. Extraconfidencial.com ha tenido acceso a importante información, cuyos servicios jurídicos analizando cuidadosamente para evitar interferir en la investigación del proceso y sobre la que este periódico continuará informando en próximas ediciones.
 

Denegación de tratamiento en la muerte de un niño e intrusismo profesional

 Los dos cooperantes, cuyo temor principal es el futuro que puedan correr los menores en Etiopía, conocieron a Gil Lossada en Barcelona. Este les habló prácticamente de un paraíso infantil en medio de la pobreza y la miseria. “Nos impactó la descripción que nos hizo de la organización, donde parecía que los niños fueran los responsables de todo”. De este modo, Tomás (pedagogo con más de 15 años de experiencia) y Petra (estudiante de enfermería) viajaron a Etiopia para aportar su granito de arena. Sin embargo, descubrieron que “no era un centro llevado por niños autosuficientes, sino regido por el miedo a unos castigos desmesurados, donde no mediaba ningún tipo de razonamiento”.
 
Entre ellos destacan “brutales tirones de oreja, provocando heridas, obligar a las niñas a quitarse la ropa y vestirse con ropa vieja, tener a los niños de rodillas sobre pedruscos durante periodos de dos a cinco horas, azotarlos con varas de madera en espalda y culo, hacerles cargar bloques de piedra en la espalda y obligarles a dar vueltas descalzos sobre la gravilla”. Son datos contenidos en su denuncia ante la Embajadora de España en Etiopía Carmen de la Peña, a la que ha tenido acceso extraconfidencial.com
 

Advertencias inútiles: la vida de Teka

Desde que Gil Lossada empezó el proyecto Global Infantil han perdido la vida en el centro cinco niños en extrañas circunstancias. Se desconocen las causas de los cuatro primeros, pero según los cooperantes, el quinto, Teca -falleció el pasado 27 de julio-, murió sin recibir ningún tipo de tratamiento. Por no darle, ni tan siquiera le ofreció la dieta necesaria. El director de Global Infantil fue advertido por la pediatra madrileña Eva Vegas, también cooperante, que este chico debía ser tratado con antiretrovirales cuando aún se encontraba en condiciones óptimas para ello.
También la doctora del centro y la pareja de cooperantes insistieron en ello “pues durante nuestra estancia ya se hacía evidente un deterioro muy palpable del niño”. Gil Lossada nos contestaba que si ahora empezábamos con antiretrovirales, ¿qué le íbamos a dar dentro de 20 años?. Según él, actualmente, la tendencia de los mejores especialistas en el tratamiento del SIDA era de intentar retrasar, tanto como fuera posible, la aplicación de antiretrovirales en los niños pequeños”. Y eso que en Etiopía estos son gratuitos, no cuesta nada.

La AECI y la Justicia tiene la palabra

 

La doctora Vegas, quien considera que estos temas son “muy delicados y complejos” también ha incluido su testimonio en la documentación remitida a la justicia. Según declaró a La Vanguardia “tengo mucha experiencia con víctimas de malos tratos y sé que son cosas muy dolorosas e incluso difíciles de reconocer y expresar por ellas. Muchos voluntarios vimos allí cosas que no funcionaban, pero no nos hemos decidido a hablar hasta que alguien ha tirado del carro. Aparte de los malos tratos, es evidente que Gil hacía actos médicos como exploraciones, medicaciones y curas, además de pasar consulta oftalmológica sin tener formación para ello, con el resultado de graves negligencias”.
 
El pasado 8 de agosto la coordinadora en funciones en Etiopia remitió una carta a la secretaria de Estado para la Cooperación Internacional, Leire Pajín, en la que manifestaba su preocupación y la de la Embajadora en el país africano, Carmen de la Peña, por esta situación que “considero de mucha gravedad”. Dos semanas antes, los cooperantes contactaron con la legación diplomática española “para denunciar algunos hechos que los propios niños les han contado (haciéndoles una llamada de socorro”.
 

¿Y Leire Pajín?

Según el documento referenciado enviado desde la Embajada de España en Etiopía a Leire Pajín, en este centro de Addis Abeba además de “malos tratos a niños y niñas” por parte del “pintor y humanista” imperan “castigos innecesarios y excesivos, negligencia médica, malos tratamientos impartidos por niñas del centro, niños sin tratamiento adecuado, algún muerto por esta causa, intrusismo médico por parte del presidente de Global Infantil, que pasa consulta médica sin ser titulado y cambia los tratamientos puestos por la doctora, sospecha de abusos sexuales a menores, posible malversación de fondos, etc…”.