Menú Portada
¿Se renuevan viejos escenarios románticos?

Tania Paessler, Madrid 2016 y Ruiz Gallardón

Junio 21, 2009

Aseguran los que la conocen que es guapa, rubia, cautivadora. Su nombre: Tania Paessler. Su fichaje por parte de Alberto Ruiz Gallardón pasó prácticamente inadvertido. Pero el alcalde de Madrid no da puntada sin hilo. Pero dicen que esta vez la pasión, no sabemos muy bien si por los Juegos Olímpicos, puede haberle jugado una mala pasada.

pq_804_Tania-Paessler.jpg

Su currículo es extenso. Nacida en Colonia (Alemania) en 1974, Tania Paessler completó un Bachelor of Arts (Major in Hispanic Studies and Minor in Art and Modern Languages) por el Wheaton College de Boston (Estados Unidos). Durante su estancia en esta institución académica, realizó un año de intercambio universitario en la Facultad de Lenguas Modernas de Universidad de Granada, donde realizó Estudios Hispánicos y Japonés. En el año 1999, completó sus estudios con un Curso Universitario de Marketing y Patrocinio Deportivo por el Centro de Estudios Olímpicos de la Universidad de Barcelona. Entre los años 1996 y 1999, ejerció de Directora de Relaciones Internacionales de Sport Information Technology (Sportec-IBM) donde, entre otras funciones, ejerció de responsable de las relaciones con los patrocinadores internacionales en eventos como los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Atlanta 96 o el Mundial de Atletismo de Sevilla (1999).
Entre los años 1999 y 2002, Paessler entró a formar parte de la empresa Tecnet-Sports como Directora de Marketing y Relaciones Internacionales. Posteriormente, fue nombrada Directora de Patrocinios Deportivos para Carat Sport, donde permaneció un año hasta que aceptó una colaboración con la empresa Broadcast Information Technology para la investigación del mercado de la organización de eventos deportivos en Asia. En el año 2006, volvió a España para convertirse en Jefe de Deportes de Madrid Espacios y Congresos, donde dirigió la producción de importantes acontecimientos deportivos como el Mutua Madrileña Masters Madrid de tenis o el II Torneo Internacional de Baloncesto de Madrid Trofeo Telefónica.

Viajes y más viajes, Madrid 2016 se lo merece

Y así podríamos seguir, pero el punto culminante de su carrera política lo alcanzó, de momento, a principios de 2007, cuando Tania se incorporó a la candidatura olímpica Madrid 2016 como Directora de Relaciones Internacionales. En ni uno sólo de los viajes que el alcalde de la capital de España ha realizado por el mundo para promocionar la candidatura olímpica de Madrid ha sufrido su ausencia. Nos aseguran que la complicidad es máxima.
Si el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha presumido y presume de dar varias veces la vuelta al mundo en un solo año, Gallardón no le queda a la zaga. Y su complicidad con el ex líder del PP no se limita al fichaje de Ana Botella como concejala de su equipo de Gobierno. Resulta que Tania Paessler fue novia o compañera sentimental o pareja de José María Aznar JR. Una chica guapísima, algo mayor que José María, que tiene 26 años, y que pertenece a una familia bien relacionada con Flavio Briatore, el responsable del equipo Renault de Fórmual 1 en el que corre el asturiano Fernando Alonso.
Una jovencísima y atractiva Tania asistía en 1996 a alguna cena privada en Madrid, como acompañante del Príncipe Felipe, para reaparecer poco después junto a su primo Luis Alfonso de Borbón. Su atractivo no pasó desapercibido para Alejandro Agag, que, dicen, “siempre ha tenido un ojo clínico para la belleza femenina”. Finalmente, Agag le presentó a José María Aznar Botella mientras él mismo se comprometía con Ana Aznar.
Aquella historia de amor acabó. Lo dijo en su día María Eugenia Yagüe: “Tenía razón Ana Botella cuando explicaba a los periodistas que su hijo mayor, José María, era demasiado joven para pensar en casarse. Pero hace sólo unos meses todo hacía suponer que en casa del matrimonio Aznar tenían que acostumbrarse a que habría nueva boda, la de José María y su novia italiana Tania Paessler”.
Quizás haya surgido, no tiene nada de malo, un nuevo romance. ¿Se renuevan viejos escenarios románticos?