Menú Portada
Isabel Pantoja, diva en Argentina

Susana Uribarri y Darek viaje de amor y pasión

Febrero 11, 2009

Siguen muy enamorados a pesar de que, de vez en cuando, sufren algún resquebrajamiento puntual. Nada puede con ellos, o eso parece.

pq_699_dareks.jpg

Resulta extraño, pero lo que para muchos era una relación de ciencia ficción parece haberse convertido en un romance tejido con hilos de amor verdadero. Ya no se esconden y lo pregonan a los cuatro vientos. Sin embargo, Susana Uribarri y Darek también sufren los vaivenes del amor. Hace unos días decidieron hacer un viaje para reconciliarse con el mundo y con ellos mismos. Atrás quedaron lágrimas y reproches. Conversaciones agrias y tempestuosas. Ahora ya parece todo solucionado y miran al futuro con un optimismo ensordecedor. Quizás su relación se haya deshinchado por momentos, pero lo cierto es que el amor todavía continúa latiendo con fuerza en ambos protagonistas. Eso sí, chirría hasta la extenuación que Susana se haya convertido en una especie de policía, guardián faldero, que impide que tenga contacto con el exterior, salvo con las personas realmente cercanas. Le ha pedido que cambie de número de teléfono y que no telefoneé a aquellas amistades peligrosas que le pueden apartarle de su mirada durante un largo tiempo. Me cuentan que este fin de semana han preferido mirarse a los ojos y permanecer impertérritos ante lo que sucedía al otro lado de la ventana. Quién sabe si las cosas acabarán torciéndose cuando el tiempo ponga los puntos sobre las íes.
 
Isabel Pantoja, como una diva
 
Y mientras en España, Darek y Susana intentan que sus cimientos no se resquebrajen, Argentina vibra de emoción ante la presencia de la tonadillera Isabel Pantoja. Incontables seguidores de la artista se agolparon en las inmediaciones aeroportuarias para agasajarla entre vítores y aplausos. No es de extrañar, teniendo en cuenta que es una de las grandes cantantes del panorama musical internacional. Es la reina de la copla. La dueña del tronío y la fortaleza sobre el escenario.
 
Por Saúl Ortiz saul@extraconfidencial.com