Menú Portada
Tras los casos de corrupción que sacuden a la Comunidad: cursos de formación y caso de los ERE

Susana Díaz, candidata a la Junta de Andalucía, se gasta más de 8 millones en personal eventual pero oculta el número de trabajadores “seleccionados a dedo”

Marzo 8, 2015

Esta cifra aglutina los 3.766.747 euros del gobierno andaluz y los 4.468.961 euros de las Altas Instituciones de la Autonomía
Extraconfidencial.com publicó recientemente un artículo sobre los más de 12 millones que gasta la Generalitat de Cataluña en el mismo apartado
Galicia es la nacionalidad histórica con menos consellerías y gasta un 40% menos en asesores y personal de confianza desde las últimas dos legislaturas


Una lacra tan antigua como la administración parece que ha vuelto a resurgir en estos tiempos que corren peligrosamente y que no hace sino más que poner trabas a la vuelta a la normalidad. Esta es la repudiada corrupción. Una red clientelar donde el nepotismo, el enchufismo y el tráfico de influencias ocupan la cresta de la ola para desde ahí extenderse hacia un popurrí comprendido por prevaricación, falsedad documental, cohecho o apropiación indebida.  

De ello parece haberse aprovechado Andalucía,que el pasado jueves – por decisión de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, inició la campaña electoral-, y procesiones de responsables políticos a los Juzgados. Primero fue un nuevo capítulo de la trama de los Cursos de Formación subvencionados por el gobierno autonómico, unos cursos que no se impartieron, que se sobrefacturaron, que declararon más alumnos, que usaron personal docente sin cualificar o que no cumplieron con los requisitos de contratación, entre otras irregularidades. El pasado martes, 16 nuevos detenidos pasaron a declarar por dependencias policiales, en el marco de la conocida como Operación Edu. Días más tarde, el Caso de los ERE volvía a saltar a la palestra ya que el Tribunal Supremo investiga si los ex presidentes José Manuel Chaves y José Antonio Griñán podrían haber delinquido al desmantelar los sistemas de garantía y posibilitar, gracias a la ausencia de controles, que otros se llevaran el dinero.

Más de 8 millones opacos   

Esta falta total de transparencia es para Andalucía un vacío legal del que saca tajada. Ésta también puede encontrarse en su Ley de Presupuestos en la que se oculta el número de contratos de personal eventual (de confianza y asesoramiento). Según la resolución de la Consejería de Presidencia se pueden comprobar las cifras relativas al resto de personal, menos el eventual, pero sí se puede ver el presupuesto total de gasto. De este modo el salario medio y el número de los trabajadores eventuales son incógnitas sin resolver. La transparencia de PSOE e IU en la Junta de Andalucía, deja mucho que desear.

En números absolutos, la Junta de Andalucía se gasta más de 8 millones de euros (8.235.708 euros), en su personal de asesoramiento y confianza. Una cifra que aglutina los 3.766.747 euros del Gobierno Andaluz y los 4.468.961 euros de las Altas Instituciones Andaluzas.

En detalle, las 11 consejerías del Gobierno Andaluz se reparten los casi 4 millones para personal eventual de un modo equitativo, a excepción de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo que gasta en este cometido 499.912 euros. Los demás departamentos son la Consejería de Presidencia (313.381 euros); Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales (357.918 euros); Consejería de Hacienda y Administración Pública (330.545 euros); Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales (327.537 euros); Consejería de Educación, Cultura y Deporte (325.829 euros); Consejería de Justicia e Interior (309.690 euros); Consejería de Fomento y Vivienda (350.000 euros); Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural (308.970 euros); Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (322.965 euros); y la Consejería de Turismo y Comercio (320.000 euros).


Los 4,5 millones que engloba el presupuesto del personal eventual para las Altas Instituciones de Andalucía se reparte del siguiente modo: Parlamento Andaluz (958.863 euros para la actividad legislativa y 3.076.760 euros para el control externo del sector público); Cámara de Cuentas (56.740 euros); Consejo Consultivo (207.000 euros) y Consejo Audiovisual (165.598 euros).


Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…

El gasto de la Junta de Andalucía es cercano a los 12 millones que se deja el gobierno catalán de Artur Mas en el presupuesto de trabajadoras contratados a dedo. Son precisamente estas regiones gobernadas por la izquierda, dos de las comunidades autónomas dónde más asciende el gasto en personal eventual. Si echamos un vistazo a las comunidades dirigidas por los populares, el gasto se reduce considerablemente. Mención especial merece la Xunta de Galicia, especialmente desde la llegada de Alberto Núñez Feijóo tras cuatro años de bipartito (2005-2009).

En el momento actual, Galicia es la nacionalidad histórica con menos consellerías y gasta un 40% menos en asesores y personal de confianza que tras los cuatro años de despilfarro gobernados por el PSdeG y el BNG. Además, la política de austeridad se puede ver bien cumplida en otros ámbitos como en el número de consejerías, que se redujo en un 40%, o en el número de altos cargos, que descendió un 50%.