Menú Portada

Suerte dispar para los pilotos españoles en el Mundial de Fórmula 1: Desagradables sorpresas para Alonso y debuts prometedores para Sainz y Merhi

Diciembre 1, 2015
alonso merhi sainz

El destino tenía guardados diferentes finales para los tres pilotos españoles inscritos en el Mundial de Fórmula 1 de 2015. En un año poco sorprendente, con un demoledor dominio por los Mercedes de Nico Rosberg y Lewis Hamilton, éste último se llevó su tercer título —segundo consecutivo para la marca de la estrella— y sólo dejó las migajas para su compañero una vez lograda su corona. Entre los dos solo permitieron recabar tres victorias a unos recuperados Ferrari en manos de Sebastian Vettel. El resto de escuderías apenas tuvieron potencial para alcanzar de manera puntual el pódium, algo que logró en contadísimas ocasiones algún Williams, Red Bull, Lotus o Force India. A diferencia del año pasado, en el que al menos Fernando Alonso si que pisó en un par de ocasiones la madera, este 2015 sólo se han visto banderas españolas en el graderío. Poca o ninguna celebración en casa del asturiano, con un quinto puesto en Hungría como mejor resultado, logrado de manera casi accidental y debido a los múltiples abandonos y errores de coches precedentes; su McLaren-Honda nunca estuvo a esa altura ni antes ni después.

f1 mclaren

El asturiano decidió abandonar la disciplina de Ferrari a finales de 2014 con la idea de llegar a un equipo que le diera la oportunidad de poder ganar carreras. Ciertamente no ganó ninguna aquel año, pero no sólo no ha ganado ninguna éste, sino que el único coche que lo ha hecho esta temporada y ha podido plantar cara a los arrolladores Mercedes ha sido el que dejó libre para que pilotase este año Sebastian Vettel. La apuesta, al menos en su primer año de vuelta a Woking, no le ha salido nada bien y se ha caracterizado más por sus incidentes (recordemos el de pretemporada en Montmeló con hospitalización) abandonos, averías, y una humillante decimoséptima plaza para el bicampeón, con un acumulo de once puntos; el novato Max Verstappen logró cuarenta y nueve, casi cinco veces más. Que Jenson Button haya quedado por delante de Alonso resulta anecdótico desde el momento en que sus abandonos, goteras y averías casi superan al de participaciones viendo la bandera a cuadros. En la última cita del calendario, Abu Dhabi, Alonso cruzó la meta doblado en dos ocasiones, protagonizando un accidente, una sanción, un alerón roto, y en la vuelta veinte ya había parado tres veces en boxes; un fiel reflejo de las vicisitudes vividas en la peor temporada de McLaren en toda su historia. En principio el asturiano tiene contrato con ellos por dos años más y en caso de cumplirlo tendrá que asumir lo que el equipo y Honda sean capaces de desarrollar. El salto para el año que viene tampoco promete ser espectacular a tenor del grado de ineficacia mostrado este año. Estar de manera constante en la zona de puntos ya sería todo un logro.

Los prometedores debuts de Sainz y Mehri

Mucho mejor le ha ido a Carlos Sainz. El mejor español de la temporada ha terminado decimoquinto y su resultado neto podría haber sido mucho mejor de no haber padecido una interminable cascada de abandonos por motivos mecánicos. Son estas y no otras las razones que le alejan en la tabla de su compañero, el sorprendente Max Verstappen. En holandés bien puede haberse ganado el título de ‘novato del año’, con sus dos cuartos puestos —a un paso del pódium— pero a pesar de haber desarrollado una temporada extraordinaria las averías e incidentes le han respetado y en términos de prestaciones puras sus rendimientos son casi calcados. Un ejemplo de ello pudo verse en la tanda clasificatoria de Abu Dhabi. En la última carrera del año, durante la Q2, los dos pillos de Toro Rosso acabaron a menos de media décima, cuando lo normal es que entre dos corredores del mismo equipo haya una diferencia de dos o tres. Entre ellos la tónica de toda la temporada es que hubiera dos, una o incluso menos. También es cierto que las actuaciones de Max en carrera han sido más contundentes y ha sorprendido por su desparpajo al adelantar donde otros jamás se hubieran atrevido, especialmente ante su escasa experiencia en monoplazas. Verstappen ha quedado por delante, pero Carlos no ha quedado por detrás.

El levantino Roberto Merhi viajaba al Gran Premio inaugural en Melbourne sin saber siquiera si iba a correr. Un mensaje en el teléfono escrito por su madre recibido durante un transbordo en Doha le puso al tanto. Finalmente no pudo correr debido a lo precario del estado general en su escudería. Manor, antigua Marussia, llegaba al continente austral sin las condiciones mínimas necesarias. Finalmente el de Castellón disputó la mayoría de las carreras de la temporada sin sueldo, pero tampoco sin aportación patrocinadora alguna, una verdadera rareza en la actual F1. Merhi corrió con un coche de 2014 adaptado a las reglas de 2015 y un motor obsoleto, pero con dignidad, tanta que quedó por delante de su compañero Will Stevens. Merhi no ha tenido la oportunidad de brillar, pero no ha cometido errores, no ha metido en líos a ajenos, no ha tenido sanciones y dentro de sus posibilidades ha realizado una temporada más que digna. En conversaciones con varios equipos, se interesan por su participación, siempre y cuando aporte fondos para cerrar el presupuesto anual de los que le reciban. Sin esto, será complicado verle el año próximo en el sitio que se ha ganado a pulso.

2016 será una prolongación de lo visto este año, a la espera de que en 2017 haya cambios radicales en la reglamentación, con la que se espera una F1 más emocionante, radical, y divertida, porque este año, lo que se dice diversión… poca. Pero el año que viene puede que sea aún menos: las carreras dejarán de verse en abierto y pasará a ser emitida de manera exclusiva por Movistar TV en base a la compra de un paquete extra dentro de la programación de pago de esta cadena por cable. Sin él, no se verán carreras y con toda seguridad los aficionados perderán a pesar de la extraordinaria calidad del producto que ofrecen. Ser aficionado a la Fórmula 1 será un poco más difícil el año próximo. Pagar por ver el producto que ofrece el equipo de Josep Lluis Merlos merece la pena, esperemos que las carreras también…

José Manuel Zapico

@virutasf1