Menú Portada
Los dos espadas, amigos en lo personal desde la infancia, han entrado en una violenta espiral de roces

“Star Wars” en el seno de Mercedes: Rosberg y Hamilton a la gresca

Mayo 26, 2014

Todas las pistas apuntan a que las hostilidades comenzaron en el Gran Premio de España, donde un cariacontecido Rosberg subió al pódium tras su amigo con gestos tensos


Ya tiene mote: “Star Wars”, la guerra de las estrellas, como lo es el logo de la marca Mercedes, y el calado de sus pilotos, Nico Rosberg y Lewis Hamilton, obviamente dos estrellas del firmamento deportivo. Los dos espadas del equipo anglo-germano, amigos en lo personal desde la infancia, han entrado en una violenta espiral de roces en el plano deportivo. Si el británico lleva ganadas cuatro pruebas del calendario, el germano-monegasco ha vencido en dos y mantiene el liderazgo de la tabla clasificatoria. El tercer clasificado, Alonso, atesora la mitad de puntos que ellos y les ve salir disparados hacia lo que puede ser una temporada triunfal en la que acaparen prácticamente todos los pódiums. El problema es que si pones a dos leones a pelear por un trozo de carne, el filete nunca gana. El papel del bistec lo encarna el título Mundial, que sería el segundo para Hamilton y el primero de Rosberg, este último de la misma nacionalidad que el propietario y principal patrocinador de la formación. 

Inicio de hostilidades
 
Todas las pistas apuntan a que las hostilidades comenzaron en el Gran Premio de España, donde un cariacontecido Rosberg subió al pódium tras su amigo con gestos tensos. Según Auto Motor und Sport, Lewis manipuló los controles de su coche para obtener -fuera de las instrucciones de su equipo- cierta ventaja mecánica y defenderse de los ataques de Nico (retocó en marcha el llamado mapa-motor). En Mónaco, las sospechas de los analistas coinciden en que Rosberg se tomó su particular venganza al obtener el mejor tiempo en la tanda clasificatoria y de manera disimulada dejar varado su coche de manera que Hamilton no pudiera mejorar sus registros y le resultase imposible mejorar el tiempo ya obtenido.
 
La maniobra levantó una buena polvareda mediática pero los comisarios no sancionaron al piloto. A la postre Nico salió por delante en carrera y su compañero, con un ritmo contundente y parejo si no superior, no le atacó durante la prueba. Entraron en meta por ese orden y en la ceremonia del pódium los dos se mostraron fríos y distantes, sin dirigirse la palabra y apenas saludarse. En la jornada previa las caras eran largas y muchos pensaron en algún tipo de incidente entre ambos en carrera, algo que no ocurrió. Mercedes tenía mucho que perder y poco que ganar, y es fácil adivinar que los dos, sencillamente, se ciñeron a desarrollar el guión establecido ´acabad la carrera tal y como habéis clasificado y ya veremos en otra carrera que pasa´. 
 
Un coche arrollador
 
El equipo Mercedes ha creado un coche arrollador, la escudería no comete ni un solo fallo, y sus pilotos son eficaces y con un rendimiento equiparable; su peor enemigo son ellos mismos. Visto lo visto, poco han de temer del resto, pero que se reviva la tortuosa temporada de 1988 con Alain Prost y Ayrton Senna enfrentados y accidentándose entre sí es algo que todos temen. Tanto que Niki Lauda, responsable de la dirección deportiva del equipo ha dicho de manera airada “como tengan un accidente entre ellos, con quien van a tener un problema va a ser conmigo”… y el austriaco es temible. Tras el fragor de la batalla monegasca, el británico ha dejado clara una cosa: “Nico y yo no somos amigos, sino colegas de trabajo“. Hamilton ahora critica positivamente a Alonso y le respeta, pero durante la temporada 2007 no se hablaron durante un tiempo a pesar de estar sentados uno al lado del otro en reuniones y actos. Lewis cortó lazos de amistad de años con Adrian Sutil cuando se enzarzaron en una pelea en una discoteca china ante el temor de que esto le afectaría en el plano profesional, y no sería de extrañar que ocurriese algo parecido con su actual socio de formación si con ello recabase su segunda corona.

Rosberg, más comedido, lidera la tabla y aunque no ha sido nunca Campeón, es tan germano como la marca de coches que le paga, y tiene una enorme y bien ganada reputación en el plano personal y profesional. Siempre amable, educado, respetuoso y trabajador. Cae bien a todo el paddock y es constante, algo, esto último, de lo que no puede presumir Lewis, que parece mejor piloto que nunca pero ha protagonizado sonados fiascos por errores tontos y poco comprensibles. En lo personal es mucho más claro y directo; por ejemplo, tradicionalmente los equipos vencedores se suelen hacer una foto conmemorativa al acabar la jornada dominical. En Montecarlo posó toda la plantilla menos él. En Mercedes nunca soñaron estar como están, pero el problema lo tienen de puertas adentro. No será fácil, porque a final de año habrá un estrella, y otro estrellado. Se rifa un título, a ver a quien le dan más papeletas…

José M. Zapico

@VirutasF1