Menú Portada
La sociedad pública Sodena adquirió 9 millones de acciones sólo dos días después de ordenarlo el Ejecutivo

Sospechosa compra de acciones de Iberdrola por parte del Gobierno de Navarra

Mayo 3, 2009

El 8 de febrero del 2005, el vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra remite una carta al presidente del Consejo de Administración de Sodena, a su vez consejero de Industria y Tecnología, Comercio y Trabajo, con el siguiente contenido: “En el marco de las distintas soluciones energéticas que se practican en nuestra Comunidad, el Gobierno de Navarra viene considerando con insistencia institucionalizar su presencia en el operador que en su conjunto aparece más caracterizado. Hasta la fecha el Gobierno de Navarra, especialmente a través de soluciones empresariales públicas, ha participado en el alumbramiento de empresas o soluciones que pudieran ser estratégica o industrialmente de alto rendimiento; parece que ahora debiera variarse la intervención atendiendo no sólo potenciales rendimientos económicos o sectoriales sino buscando la estabilidad de mercado, la garantía de disponibilidad presente y futura y el valor y calidad esencial del servicio. He mantenido en cumplimiento de aquellas indicaciones, distintas conversaciones para perfilar la inversión que mejor se adapte a nuestro planteamiento, e Iberdrola se configura como la opción más válida”.

Tan solo dos días mas tarde, el 10 de febrero, Sodena se hacía con un paquete accionarial del 1%, 9,05 millones de acciones valoradas en 173,55 millones de euros, pagadas en su totalidad por la tesorería de la empresa. Es el inicio de una historia llena de puntos oscuros, desde la financiación atípica pagando a toda prisa las acciones al contado para obtener financiación de la operación ¡después de haber realizado la operación!, esta financiación por supuesto liderada por Caja Navarra la cual era su accionista de referencia con un 20% de capital, el carácter estratégico de la operación declarado por primera vez en 24 años de existencia de la empresa pública, el origen de las acciones, el intermediario, empresas con intereses cruzados, todo resumido en la opacidad con la que se informó de la operación. Muchos puntos oscuros dentro de una empresa como Iberdrola que vende buena gestión y trasparencia.