Menú Portada

Solo queda una hoja

Noviembre 30, 2014

Que arrancar de ese calendario que le regalaron hace ya casi un año. No me pregunten como pero nos hemos plantado en diciembre en un abrir y cerrar de ojos. Y anda que no han sucedido noticias y temporales, el de este fin de semana ha sido curioso. Mañana conoceremos el dato del agua embalsada, pero con las lluvias de los últimos días se van a superar con creces el 66,33 % de ocupación. Y todo gracias al tren de borrascas, que han hecho parada y fonda en el suroeste, mediterráneo y Cataluña.

Lunes, 1 de diciembre, y el último sistema frontal deja sus últimos chaparrones en las Baleares, donde las precipitaciones serán localmente fuertes y tormentosas. Será una jornada marcada por la ausencia de lluvias en gran parte de la península. Andalucía va a agradecer que los paraguas se vayan cerrando, sobre todo en la ciudad y en la provincia de Málaga, donde los daños son cuantiosos. También en el oeste y centro tendremos ratitos de sol. En la segunda parte de la jornada volverán a llover con cierta insistencia en el cantábrico oriental y a lo largo de la desembocadura del Ebro, sistema central y la ibérica.

Una de las principales novedades de esta semana es el desplome de las temperaturas, que dan un claro paso atrás y miran con descaro al invierno. Para el jueves el amanecer en León puede ser gélido, con 3 grados negativos, cuando hoy todavía despiertan en positivo. El cambio del viento a norte en el cantábrico deja 4 discretos grados en Potes. Las que aguantan son las máximas a orillas del mediterráneo, con Murcia o Valencia, moviéndose por encima de los 21 grados, todo un lujo para el último mes y recuperando ese solecito tan rico.