Menú Portada
Preparando el camino para la intervención del Estado

Solbes pide a las entidades que busquen apoyo público

Febrero 23, 2009

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, consideró necesario despejar “toda duda” sobre la solvencia de las entidades financieras en un momento como el actual, por lo que apostó por reconocer pérdidas y sanear balances “con apoyo público si es necesario”.

pq_709_solbes3.jpg

Según Solbes, la intervención pública que se está acometiendo para hacer frente a la crisis va desde la financiación hasta la compra de activos tóxicos o la recapitalización con fondos públicos, “llegando incluso a procesos de nacionalización de entidades”. Según Solbes, este amplio abanico de medidas ha permitido evitar el colapso financiero y recuperar “cierta normalidad” en el sector, pero no restablecer el funcionamiento de los mercados, ya que la crisis, lejos de remitir, se ha intensificado en los últimos meses, como demuestra el colapso de la demanda y el retraimiento del crédito.

Dicho esto, Solbes coincidió con el presidente del BBVA, Francisco González, en que hay que estar preparados para intervenir en las entidades financieras, aunque recordó que esta intervención puede ser de muchos tipos, y aseguró que es “mucho más reacio” a la nacionalización. Así, explicó que también se puede considerar intervención cuando el Banco de España tiene que dar su visto bueno a una operación bilateral. “Y no tiene nada que ver con la nacionalización”, añadió.

En este sentido, resaltó la importancia de distinguir los conceptos y recordó que la nacionalización implica necesariamente que los poderes públicos participen de forma importante en el capital de una entidad, algo que, de momento, no se ha planteado en España. Sin embargo, sí abrió la puerta a cierta recapitalización, ya que el Gobierno creó un instrumento en este sentido porque “hay que estar preparado para cualquier circunstancia”, aunque resaltó que, hasta la fecha, no ha tenido que usarlo porque el sector financiero español sigue siendo “muy sano”.