Menú Portada
Mientras el Banco Santander sigue financiando la expulsión de miles de indígenas en el Rio Madeira en Brasil

Société Générale, UniCredit/Bank Austria y DekaBank abandonan la financiación de la represa de Ilisu en Turquía

Julio 29, 2009

Por primera vez tres agencias de crédito a la exportación (Alemania, Austria y Suiza) se retiran de un proyecto por sus consecuencias sociales y medioambientales, lo que contrasta con la posición del Santander que sigue financiando un proyecto hidroeléctrico en Brasil de enormes consecuencias negativas medioambientales y sociales.

pq_834_botin_dedo.jpg

Los bancos Société Générale, UniCredit/Bank Austria y DekaBank han decidido retirar su financiación a la construcción de la presa Ilisu en Turquía, proyecto contra el que numerosas ONG llevan luchando varios años. La campaña Stop Ilisu y los miembros de la red internacional BankTrack, de la que SETEM forma parte, se felicitan por este logro, ya que el proyecto tenía graves problemas medioambientales, sociales, culturales y geopolíticos.

Esta es la primera vez que tres agencias de crédito a la exportación de tres países europeos deciden retirar su apoyo a un proyecto por sus consecuencias sociales y medioambientales en la zona. La importancia del paso dado por estos bancos es que se trata de un hecho sin precedentes para las ONG que vigilan a las entidades bancarias y que llevan años denunciando la situación.

El vacío de financiación hace prever la cancelación definitiva del proyecto, ya que ahora se carece de los 450 millones de euros del préstamo, y la retirada de las agencias de crédito a la exportación hace muy difícil la aparición de nuevos agentes financiadores.

La construcción de la Presa Ilisu se iba a realizar en la región del Kurdistán, al Suroeste de Turquía, sobre el valle del Tigris, provocando el desplazamiento de entre 55.000 y 65.000 personas, y desencadenando un enorme perjuicio medioambiental a la flora y fauna de la región.

Desde SETEM se anima a los bancos españoles a seguir el ejemplo de estas entidades retirándose del Complejo de Río Madeira ya que es un proyecto, que como esta ONG ha denunciado en numerosas ocasiones desde 2008 y recientemente en la última Junta de Accionistas del Santander, celebrada el 19 de junio de 2009, el “Complejo hidroeléctrico del Río Madeira” está teniendo graves consecuencias para la población local y el entorno natural.

Algunos de los efectos del proyecto Río Madeira son la proliferación de malaria, contaminación con mercurio, perjuicios a la economía pesquera local y el desplazamiento de comunidades indígenas. Además, Bolivia también está afectada por el proyecto Río Madeira lo que ha causado el actual clima de tensión entre Bolivia y Brasil, así como que Bolivia se posicione también en contra de la construcción del Complejo Río Madeira.