Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Sobre el supuesto cambio de estilo del Atlético: mitos, realidades y alternativas

Noviembre 25, 2016

Al equipo del Cholo Simeone se le ha acusado de perder su esencia en las últimas semanas. Analizamos cuánto de verdad hay en eso

simeone

“No creo en los sistemas, sino en la capacidad de cada jugador”. La frase, pronunciada por Zidane en pleno debate sobre el dibujo táctico del Real Madrid, podría pertenecer a cualquier entrenador del mundo. Es tan común como inverosímil. El sistema importa, y mucho. El sistema, las premisas en ataque y defensa, la forma de sacar el balón, la manera de presionar, etc. Todo eso se aúna en el estilo de un equipo. Mourinho (el que comenzó como ayudante de Robson), admirado en el gremio por ser el principal precursor de la periodización táctica, ideó una nueva forma de trabajo: todo giraba en torno a la idea de juego, al estilo del equipo. Cada entrenamiento, cada charla con el jugador, cada indicación tenía como objetivo el buen funcionamiento del equipo. Y ahora, según parece, el ‘Cholo’ Simeone ha perdido su estilo. Veamos cuánto de verdad hay en eso.

-El sistema no ha cambiado: Aunque el Atlético de Simeone presenta una gran versatilidad táctica, el esquema base no ha cambiado (tampoco en el derbi contra el Real Madrid). El 4-4-2 continúa siendo el dibujo clásico de Simeone en el conjunto rojiblanco. En la temporada anterior el técnico argentino coqueteó con el 4-3-3 pero en los últimos tiempos sólo lo ha utilizado en momentos puntuales. También hemos podido ver el 4-1-4-1, sistema equilibrado que le permite defender con gran presencia de jugadores en el centro del campo. El 4-4-1-1, en cambio, es cosa del pasado. Este Atlético juega sin mediapunta.

-¿El perfil de los jugadores cambia el estilo?: Sin duda influye, pero creo que no es suficiente. Al inicio de esta campaña, y con cuatro centrocampistas casi puros (por ejemplo, ante el Leganés jugaron Gabi, Augusto, Koke y Sául), el Atlético adoleció de una excesiva espesura en su zona creativa. Aun así gozó de ocasiones. Después, Simeone introdujo a Koke como medio centro y comenzó a contar asiduamente con Carrasco. El belga es un futbolista esencial para el contragolpe, uno de los recursos favoritos del entrenador. El argentino siempre intenta que, al menos, uno de los dos jugadores de banda sea desequilibrante. Ante el PSV, Tiago formó pareja en el doble pivote con Gabi y la opinión popular se apresuró a decir que eso significaba la vuelta al estilo de siempre. Teniendo en cuenta que Griezmann (uno de los puntales en ataque del equipo) es uno de los jugadores más activos en defensa, esa afirmación parece errónea. Aunque jueguen futbolistas más ofensivos, el estilo es el mismo.

-La salida de balón, en largo: Esta es una de las claves para desmontar el supuesto cambio de estilo. El Atlético lleva toda la temporada siendo fiel a uno de los principios del juego directo: desplazamientos en largo del portero o de los centrales (esta es una de las razones que auparon a la titularidad a Savic, zaguero titular en los partidos sospechosos de cambio) en los saques de puerta y transiciones rápidas para llegar en pocos toques a la portería rival. Ante equipos más replegados como el PSV puede salir en corto alguna vez, pero son las menos. Así (sacando en largo) jugó el derbi.

-Intervalos de presión: La presión es una de las señas de identidad del Atlético de Simeone y no se ha perdido en lo que llevamos de temporada. El conjunto rojiblanco alterna momentos de presión adelantada con otros en los que espera más al rival y lo ahoga en las bandas. Lo intentó también ante el Real Madrid.

-Más cómodo con el balón: No es que el Atlético tenga, en general, más posesión que en el pasado. Es simplemente que ahora, cuando tiene la bola, intenta no sentirse incómodo. Así, la circulación ha mejorado, al igual que la capacidad combinativa. Esto hace más completo a un equipo. El juego directo no prohíbe tocar.

-Declaraciones que incitan a la confusión: Varios jugadores han tenido declaraciones sorprendentes (por poco oportunas) en los últimos días. Primero fue Gabi el que reconoció abiertamente que la presencia de Koke en el mediocentro restaba consistencia al equipo y después fue Torres el que habló de la necesidad de recuperar el estilo. Son palabras que seguro no habrán sentado bien al ‘Cholo’ y que además pueden llevar al engaño: un cambio de estilo es mucho más profundo que todo eso.

-Alternativas: Si miramos en el cajón de sistemas poco utilizados por Simeone, seguramente sería el 4-2-3-1 el que más se amoldaría al Atlético. Es un dibujo que aporta equilibrio y que compensa al equipo defensivamente -con un doble pivote- y ofensivamente -con dos extremos y un mediapunta-. Precisamente la de mediapunta es una de las posiciones fantasmas para el técnico argentino. Quizás por eso Gaitán no está disfrutando casi de minutos. Otra opción para jugar por detrás del delantero más arriesgada pero que podría dar muchos réditos es la de Koke Resurrección.

-Conclusiones: El Atlético no ha cambiado su estilo, a lo sumo ha presentado diferentes matices en cada partido. Pero la esencia sigue siendo la misma: juego directo, contragolpe y presión. Aunque si se puede disfrutar del balón cuando se tiene, pues mucho mejor.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99