Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

Simeone, el rey de los detalles: Exigió que la mitad de los recogepelotas fueran del Atlético en la final de Copa ante el Madrid de 2013

Mayo 26, 2016
simeone-portada

Hace tres años, el Atlético vislumbraba la oportunidad de refrendar su regreso a la élite del fútbol ante su mayor enemigo, el que durante muchos años le había recordado de forma cruel cuál era su lugar. Simeone, en unos meses, ya había conseguido ganar la Europa League y la Supercopa de Europa y terminar tercero en la Liga, algo impensable hace no tanto. Quique Sánchez Flores predijo años de sequía tras ganar la antigua UEFA y llegar a la final de Copa. El Cholo le demostró que no tenía futuro como vidente. Pero ahora el que iba a medir las aspiraciones reales del conjunto rojiblanco era su mayor fantasma: el Real Madrid. Estábamos en las semanas previas a la final de la Copa del Rey de 2013, que se iba a celebrar en el Bernabéu.

El entorno colchonero, pues, bullía de emoción, nervios y, para qué negarlo, mucho temor. Las preocupaciones de los responsables del Atlético eran las clásicas ante este tipo de choques: el sistema que utilizará Mourinho (eran sus últimos meses en el Madrid), el estado físico de los jugadores del equipo o la necesidad de alejar el miedo escénico tan asociado al Santiago Bernabéu y tan presente en los derbis madrileños de los últimos tres lustros. Para todos menos para Simeone, que tenía en mente otra cosa.

El entrenador colchonero ya había leído el partido al que todos se referían. Lo futbolístico estaba totalmente preparado. Confiaba en su sistema y, lo que es más importante, sus jugadores también. Ahora le preocupaba lo extra futbolístico. El técnico argentino se pasó varios días realizando la misma pregunta a delegados, compañeros y dirigentes: “¿Qué equipo se ocupará de los recogepelotas?”. Todos le respondían extrañados: “Será el Real Madrid, es su estadio”. Y el Cholo se obsesionó con el asunto. “No, no, hagan lo que sea, pero al menos necesitamos que la mitad sean de los nuestros”. Como casi todo lo que se propone, lo terminó consiguiendo.

El Rey de los detalles

Diego Pablo Simeone cuida hasta el más mínimo detalle de los partidos decisivos. Si por él fuera lo haría en todos, pero normalmente la falta de tiempo se lo impide. En los choques decisivos sí que lo hace. Suele hablar con cada jugador, de forma individual, unas horas antes del choque. Les motiva pero se muestra realista con ellos. “Sabíamos que éramos peores, pero conocer nuestras limitaciones nos hizo ganar”, dijo el argentino tras esa final de Copa.

El Cholo suple las carencias de sus jugadores elevando al máximo exponente sus virtudes. Para algunos lo hace con técnicas marrulleras, sucias, poco deportivas. Nadie ha podido demostrar que el recogepelotas que lanzó el balón en un contraataque del Málaga lo hiciera ordenado por él. Lo que está claro es que para el Cholo todos juegan y más en partidos así. Desde luego, los resultados, más allá de moralinas, le dan la razón.

Viajó a San Siro una semana antes para examinar el estadio

A nadie le sorprendió en el club esta vez que Simeone quisiera viajar al lugar de la final una semana antes. Lo hizo acompañado por su cuerpo técnico. Examinó el césped de San Siro, pero también los vestuarios, haciendo suyo el que le toca (ha decorado el del AC Milan a imagen y semejanza del que tiene en el Calderón). No se quedó ahí, ni mucho menos: visitó las instalaciones deportivas de los dos clubes de la ciudad –Inter y Milan– para decidir dónde se ejercitará su equipo antes del partido e incluso analizó el hotel donde se hospedarán, el Meliá Milano.

Da la sensación de que en esta ocasión el plan futbolístico ya está ideado desde hace tiempo. Ahora toca cuidar otro tipo de detalles. Todo suma para ganar la primera Copa de Europa de la historia para el Atlético de Madrid.

Felipe de Luis Manero

@felipedeluis99