Menú Portada

Simeón de Bulgaria prosigue su difícil batalla legal para no perder sus propiedades familiares

Enero 30, 2011
pq_923_Simeón-II.JPG

Aunque el pasado mes de mayo el ex Rey Simeón II de Bulgaria -conocido en el ámbito político de su país como Simeón Saxe-Coburg-, afirmaba no tener pretensión alguna de postularse para la presidencia en las elecciones de 2011, la nueva líder del NMSP (Movimiento Nacional para la Estabilidad y la Prosperidad), Hristina Hristova, no excluye esa posibilidad en declaraciones recientes a la radio nacional búlgara. En esa entrevista, Hristova comentó ampliamente los crecientes rumores en ese sentido, argumentando que el ex primer ministro Simeón Saxe-Coburg es “un político experimentado que todavía podría ser útil a Bulgaria”.

Y es que nadie duda que Simeón II cuenta con un enorme prestigio internacional así como con importantes apoyos en Europa. Su mandato como primer ministro de Bulgaria, entre 2001 y 2005, fue, según la líder política, “pacífico en contraste con el trabajo del Gobierno actual”. Por otra parte, también se rumorea que, de presentarse a las elecciones, el ex primer ministro propondría como vicepresidente a Meglena Kuneva, miembro de su mismo partido y en otro tiempo Comisaria de Bulgaria ante la Unión Europea. Sin embargo el NMSP no superó en 2009 el 4% de los votos necesario no pudiendo, por tanto, acceder al Parlamento búlgaro en las elecciones de ese año.

 

Sin tentación de ser Jefe del Estado

Todo ello contrasta con las palabras de Simeón II tan solo unos meses atrás, según las cuales no se sentía “motivado por la perspectiva de terminar siendo el Jefe del Estado. Eso no me tienta”.  Las mayores críticas a Simeón II dentro de su país apuntan a que en el pasado utilizó su posición como primer Ministro y posteriormente su cargo político como miembro de la coalición de Gobierno, para recuperar la posesión de los bienes de su Familia Real incautados tras la caída de la Monarquía en 1946. Algunos de ellos, se afirma, no pertenecían técnicamente a los Saxe-Coburg antes de 1944.

Dichos bienes (el Palacio de Vrana, los Palacios de Tsarska Bistritsa, Krichim y Sitnyankovo, una casa en Slatina y tierras en las montañas de Rila), les fueron retornados en su momento al ex Rey y a su hermana la Princesa María Luisa, pero la legalidad de dicha devolución ha sido puesta seriamente en duda en tiempos posteriores. A causa de ello, el Gobierno búlgaro constituyó una comisión de expertos que dicen haber encontrado numerosas irregularidades en el procedimiento legal y aseveran que todos los bienes, excepto la casa de Slatina, fueron devueltos ilegalmente.

Para complicar aún más las cosas, a finales de 2009 el Parlamento búlgaro votó la congelación de los derechos de Simeón II sobre las tierras de las montañas de Rila, sobre la base de ciertas informaciones del Ministerio de Agricultura según las cuales se le habrían devuelto parcelas de terreno mayores de las que eran propiedad de la Familia Real búlgara. Sincrónicamente, el Gobierno de Borisov decidió también congelar el resto de bienes de la Familia Real en un intento de recuperar el grueso de las propiedades devueltas.

Denuncia contra el Estado búlgaro

Todo ello supone que en la actualidad la Familia Real búlgara corre el riesgo de perder hasta el Palacio de Vrana, su residencia oficial en el país. Entre tanto el pasado agosto el ex Rey y su hermana la Princesa María Luisa denunciaron al Estado búlgaro ante la Corte Europea de Derechos Humanos en Estrasburgo buscando defender sus derechos suspendidos y han emprendido una difícil batalla legal para recuperar la propiedad efectiva de una importante extensión de tierra de cultivo que en otro tiempo fue parte del Palacio Real de Vrana, que hasta el momento pertenecen a la compañía Vrana EAD gestionada por el Ministerio de Agricultura. El argumento principal es muy sencillo, ¿cómo se pudo nacionalizar en 1947 unos bienes que ahora los oponentes de Simeón Saxe-Coburg afirman que siempre fueron propiedad del Estado?

Entre tanto, el 28 de enero el Tribunal de la ciudad de Plovdiv ha rechazado la solicitud del ex Rey de presentar nuevas evidencias sobre la efectiva posesión por parte de la Familia Real búlgara del Palacio Real de Krichim. En cualquier caso, se hace muy difícil creer que el abuelo de Simeón II, el Rey Fernando I, conocido en Europa como “el zorro”, no hubiese asegurado y apuntalado la fortuna privativa de la Familia Real en el país balcánico.

Ricardo Mateos