Menú Portada
Puede ser de nuevo nombrado este sábado presidente de la Ciudad Autónoma tras 15 años en el puesto

Sigue la preocupación en Melilla por la corrupción galopante y el pago de ayudas por parte del líder del PP, Juan José Imbroda, a los medios de comunicación afines

Junio 12, 2015

Imbroda ha gastado durante una década casi 20 millones de euros en subvencionar a los medios “amigos”; se da la coincidencia que Melilla es una de las ciudades de España con mayor número de medios de comunicación por habitante
Entre los más significativos pagos a medios informativos destaca el ingreso del gobierno de Melilla a la Agencia Estatal Efe de, al menos, 1.742.503 euros durante esa década, por no citar los millonarios ingresos derivados hacia la Cadena Ser, Cope, Melilla Hoy, El Faro…
Las denuncias indican también que el musulmán Abdel Malik El Barkaní “ocupa el cargo de delegado del Gobierno por la influencia del rey de Marruecos, que fue quien presuntamente le pagó la carrera universitaria y le ha aupado con su ayuda a la delegación del Gobierno de Melilla”
Hace unos días, en plena campaña electoral, el presidente autónomo rompió en público dos ejemplares del periódico La Luz de Melilla, un medio de comunicación discrepante con su labor


La Ciudad Autónoma de Melilla es una territorio sin ley aparente, con cruces de querellas, nepotismo, rencores, odios personales, insultos, descalificaciones, irregularidades en la venta de los antiguos terrenos militares; en definitiva, intentos por parte de los poderes fácticos de controlar al precio que sea este territorio español en África, con cerca de 80.000 habitantes y 14 kilómetros cuadrados de extensión. Melilla sigue siendo hoy en día una bomba de relojería. Y ahora se suma un nuevo capítulo más de prepotencia y desprecio informativo del que puede ser de nuevo este sábado el presidente de la Ciudad Autónoma, el popular Juan José Imbroda (PP), quien gobierna Melilla desde hace 15 años.

Hace unos días, en plena campaña electoral, Imbroda rompió en público, en rueda de prensa que se puede ver en el video que adjuntamos, dos ejemplares del periódico La Luz de Melilla, un medio de comunicación discrepante con su labor que publicó en exclusiva la grabación en la que el número seis de la lista del Partido Popular coaccionaba a vecinos para conseguir votos, por correo, y que terminó con su renuncia. Imbroda, al estilo del entrenador de fútbol Joaquín Caparrós, rompió sin reparo algunos los dos ejemplares de este periódico en un claro gesto de superioridad hacia los medios de comunicación discrepantes hacia su gestión.

 

Jaime Villegas Surroca, director de este medio y de Cablemel TV, ambos pertenecientes al Grupo Gaselec -el mismo que suministra la energía eléctrica a Melilla-, ha denunciado a Extraconfidencial.com que “los 10 años de mordaza informativa que está sufriendo Melilla sufragada, además, con dinero público”. Según Villegas, “el Gobierno presidido por Juan José Imbroda ha gastado casi 20 millones de euros en subvencionar a los medios afines durante una década. Se da la coincidencia que Melilla es una de las ciudades de España con mayor número de medios de comunicación por habitante. Este hecho, que debería ser un activo para la pluralidad informativa y salud democrática, se pervierte con la subvención que el Gobierno local inyecta desde hace más de una década a las empresas editoras. Una inyección de capital público vía convenios publicitarios que actualmente están bajo sospecha, denunciados en un juzgado y tan desprestigiados que Imbroda decidió transformarlos en contratos públicos, mediante concurso, hace escasos meses. Unos concursos que, en el caso de la prensa escrita ya ha sido recurrido con éxito, obligando a la administración a realizar una nueva convocatoria que está por publicarse”. Esta subvención a los medios de comunicación afines supuso unos 2,5 millones de euros del presupuesto público del año 2014.

Análisis de los ingresos de los medios de Comunicación afines a Imbroda

El análisis de los datos indica que los medios de comunicación propiedad del empresario Enrique Bóhorquez (Melilla Hoy), han logrado del gobierno de Imbroda casi cinco millones de euros, facturando una media anual en este periodo de casi medio millón de euros anuales, siendo el segundo Convenio mejor retribuido de todos. El periódico Melilla Hoy es la joya de este grupo editor. La empresa de Bohórquez ha recibido una media anual de casi 400.000 euros.

Otro de los grandes Grupos mediáticos beneficiados por Imbroda es Rusadir Media del empresario Juan Remartínez, cuyas empresas han facturado a la CAM casi seis millones de euros. Se trata del Convenio mejor pagado de todos y supone una media anual de ingresos en este periodo de más de medio millón de euros. Estos datos incluyen el periodo en el que este grupo de comunicación incluía al Diario Sur. Estos ingresos de dinero público se han realizado a través de tres empresas de Remartínez: Rusadir Media S.L., la empresa matriz desde la que se gestionan las emisoras de radio Onda Cero y Cope; Tres Forcas Digital S.L., la empresa que gestiona la televisión Popular TV; y la Corporación de Medios del Sur S.L., editora del Diario Sur, cuya delegación estuvo gestionada por Remartínez hasta que en el año 2013 la delegación de El Sur en Melilla pasó a manos de El Faro.

Precisamente, este último medio, El Faro, propiedad del empresario Rafael Montero Palacios y su empresa Editores del Estrecho, es propiedad también de la cabecera ceutí del mismo nombre y que fue anterior a la melillense. El Faro se ha embolsado casi tres millones de euros, obteniendo una media anual de casi 300.000 euros. El año 2010 fue cuando más dinero recibió, alcanzando casi los 400.000 euros.

Otra medio informativo que en la península es reactiva a la gestión de Imbroda, pero no en la ciudad Autónoma, es la Cadena Ser, que ha recibido la cantidad de un millón de euros. La media de ingresos anual es de algo más de 100.000 euros.

Y la Agencia Efe de José Antonio Vera no podía faltar en la lista de agraciados

También requieren una mención especial la diferencia de ingresos recibidos entre la Agencia Efe y Europa Press. Los más significativos son los pagos a la Agencia presidida por José Antonio Vera, al menos 1.742.503 euros en la década estudiada. Mientras que Europa Press apenas alcanza los 125.000 euros de ingresos de dinero público en diez años. Según las fuentes consultadas, “las delegaciones de estas agencias en Melilla son las que trasladan el mayor caudal de información de la Ciudad Autónoma a los medios nacionales, por lo que la independencia de los periodistas que trabajan en las mismas es de vital importancia para garantizar la calidad de la información que luego se distribuye en el resto de España”.

Según el director de La Luz de Melilla, Jaime Villegas, “la administración Imbroda no ha escatimado en gastos para contentar a los editores de medios de comunicación de Melilla, proporcionándoles unos ingresos que probablemente hayan supuesto más de la mitad de sus ingresos anuales, generándose así una dependencia de los mismos respecto a la fuente de ingresos públicos”.

Múltiples denuncias ante el ministro Margallo

Ante esta complicada situación, como ya publicó en su día Extraconfidencial.com, las denuncias que recibe a menudo el ministro de Asuntos Exteriores del gobierno de Mariano Rajoy, José Manuel García-Margallo, gran conocedor de la zona, son constantes para que analice de una vez la situación que se vive allí.

El delegado del Gobierno en Melilla, El Barkani, es el ejemplo más claro y contundente de la ingobernabilidad de la Ciudad Autónoma. Fiel colaborador del sempiterno presidente de Melilla, Juan José Imbroda, alabó sus excelentes cualidades y aptitudes políticas, partiendo de un factor muy importante como es la de su condición de musulmán, siendo el primero que ha obtenido la confianza del Gobierno central para ocupar esta plaza en pago a la “excelente” labor realizada en los cargos anteriores como vicepresidente segundo de Melilla, consejero de residencia y Director del Instituto de las Culturas. Abdel Malik El Barkaní, médico de profesión e industrial, comercial, apátrida durante su infancia y su juventud, pudo, por fin, adquirir la nacionalidad española a principio de los noventa y en 1995 se afilió ya al Partido Popular.

Fuentes de todo crédito atestiguan que Barkani,un personaje gris que sabe culebrear muy bien, ocupa el cargo por la influencia del rey de Marruecos, que fue quien presuntamente le pagó la carrera universitaria y le ha aupado con su ayuda a la delegación del Gobierno de Melilla”. Según estas mismas fuentes, “no se debe olvidar que Mohamed VI pagó sus atenciones (Marcha de la Tortuga), sufragando los gastos de su carrera universitaria”. 

El 75% de los consejeros de Melilla han estado encausados en casos judiciales

Con el apoyo indirecto de El Barkani o sin él, las situaciones que se viven en Melilla son de auténtico escándalo e implican una dejación administrativa. De forma continua y persistente la conspiración y la corrupción política han llegado a ser el modus operandi de los personajes que dirigen casi todas las instituciones de la citada ciudad. Así, el 75% de los consejeros de la Ciudad Autónoma han estado o están encausados en multitud de casos. Se da la circunstancia de que dos presidentes de los cuatro que ha tenido Melilla hasta el momento han sido inhabilitados posteriormente por la Justicia española para ejercer cargos públicos. Se trata de Ignacio Velázquez (PP, de 1991 a 1998, quien ahora ha creado el Partido Populares en Libertad y ha obtenido un escaño), y de Enrique Palacios (PP, de 1998 a 1999). Pero, además, antes de ser Ciudad Autónoma, también fue inhabilitado el alcalde Gonzalo Hernández (PSOE, que estuvo de 1983 a 1991). En Melilla hay tantos casos de corrupción que los Inspectores Policiales y Jueces no saben por dónde empezar.

Sería continuar con una interminable suma y sigue de casos de corrupción. Basta leer el documentado especial realizado por el periódico La Luz de Melilla sobre la corrupción, titulado “Bajo la sombra de la corrupción”, para darse cuenta de la necesidad perentoria de llevar a cabo un cambio profundo en las estructuras burocráticas y jerárquicas de la Ciudad Autónoma de Melilla, todavía bajo el control del gobierno de España.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho