Menú Portada
Aumentan las quejas por el trato de cajeras y servicios de seguridad

Si vas con un carro de bebé, eres un ladrón potencial para Carrefour

Enero 16, 2012
pq_926_arias_carrefour.jpg

La situación económica de crisis se nota en todos los sectores y uno de los que más está sufriendo es el comercio, menos ventas de productos más económicos que les reduce el margen y más robos dentro de las grandes superficies. Esto se traduce en mayores controles de seguridad pero ¿Dónde está el límite? Enseñar bolsos o carros se puede considerar normal, pero llegar a hacerlo en los carros de los bebés incluso obligando a sacar a los bebés de las sillas para comprobar su interior no parece gustar a muchos clientes de la cadena de hipermercados Carrefour, que acumulan quejas por lo que consideran un trato vejatorio.
Los hechos han llevado a presentar no sólo su malestar en atención al cliente de la cadena francesa, sino también a presentarse reclamaciones en Oficinas de Consumidor (OMIC) del ayuntamiento de Madrid, el último caso por obligar tanto una cajera como un guardia de seguridad a desmontar un saco que cubre a un bebé en su carro en búsqueda de algún producto para no encontrarse absolutamente nada ante la indignación de los padres y la respuesta del personal, son órdenes.

Cambios rocambolescos
Pero ya extraconfidencial.com informó de otra situación rocambolesca y al menos más humorística, la reclamación de una ciudadana andaluza ante la Cadena de grandes almacenes Carrefour por una deficiencia que encontró en un mueble que adquirió en uno de los centros de la citada marca. La explicación del Departamento de Atención al Cliente a la consumidora, insólita: no se le devuelve el artículo por no estar precintado; la respuesta de la reclamante, fantástica: perdón por pertenecer a la raza humana y no tener poder para ver a través de las cosas.
La pregunta es clara, en el medio plazo, ¿Es rentable esta política de persecución al consumidor?