Menú Portada

“Serio” aviso a Jose María Barreda, la jura de venganza de Gallardón a ZP y el ansia del sillón en la CEOE

Octubre 10, 2010

          El aviso “serio” a José María Barreda, tras dejar caer que Rodríguez Zapatero debería anunciar ya, que no volverá a ser candidato y pedir que no acuda en su ayuda en la próxima campaña electoral autonómica, le vino por parte de José Bono, quien a su vez, pidió ayuda a José Blanco y a Alfredo Pérez Rubalcaba. Dicho y hecho. Doce horas después, el presidente castellano manchego recogió velas y dijo que se habían malinterpretado sus palabras. Las carcajadas se oyeron hasta los Montes de Toledo.
 
          Alberto Ruiz-Gallardón no podía dar crédito a lo que su amigo José Luis Rodríguez Zapatero había dicho en sede parlamentaria (Senado), al acusarle de tener  mayor deuda en el Ayuntamiento de Madrid que la suma del resto de las corporaciones locales españolas. Raudo y veloz, el alcalde capitalino le juró venganza. “Envidioso”, “mentiroso” ZP, y a partir de ahora no habrá servicios del Ayuntamiento que tiene que pagar el Gobierno desde la Seguridad a las ayudas del empleo. En Génova 13 no podían creer que su dirigente se hubiera enfrentado, por fin, al Presidente.
 
          Descabezado Díaz Ferrán, la gran pelea en CEOE en estos momentos es por ocupar el sillón caliente del finado. La lucha es también política porque el oficialismo quiere a Santiago Herrero, jefe de los empresarios andaluces y afín al PSOE, mientras que la derecha quiere a uno de los suyos, aunque no sea empresario “estrictu sensu”. Desde Luis de Guindos (Lehman Brothers), a Juan Iranzo, pasando por Manuel Pizarro. Mientras, el grueso del empresariado quiere a uno de los suyos, esto es, empresario/empresario, con empresas, trabajadores y que pague nóminas a final de mes.