Menú Portada

Serge Matta, vicepresidente ejecutivo y ex consejero delegado y cofundador de ComScore, anuncia su dimisión de todos los cargos de la “auditora de medios” que no sabe ni auditarse a sí misma y que ha perdido más de la mitad de su valor en Bolsa

Septiembre 19, 2016
comscore-matta

El “culebrón” comScore acaba de cerrar su antepenúltimo episodio. La empresa de medición de audiencias sigue sin presentar sus cuentas del año 2015 y todo lo que llevamos del 2016 mientras que mantiene su cotización en el índice tecnológico Nasdaq sólo de manera cautelar. Pero no todo es gratis. Mientras se espera si se expulsa o no a la empresa de este prestigioso índice, con unas consecuencias impredecibles, la empresa ha puesto en bandeja una “cabeza de turco” a las autoridades bursátiles y esta no es cualquiera, es Serge Matta, su co fundador.

El actual vicepresidente ejecutivo de la compañía ha anunciado en una presentación a la Comisión de Bolsa su próxima renuncia. Hasta agosto de este mismo fue el consejero delegado de comScore, y con ello, uno de los máximos responsables del caos en el que sigue sumida la empresa. Para muestra, la desconfianza de los inversores. Aunque la bolsa norteamericana se sigue moviendo en máximos históricos, comScore ha perdido más de la mitad de su valor en poco más de un año. Si el 14 de agosto de 2015 la acción cotizaba a 64,99 dólares, ayer, 15 de septiembre lo hacía a tan sólo 30,08 dólares.

Un monopolio consentido

Mientras que comScore se derrumba, en España diferentes medios digitales siguen plegándose a la tiranía de “vender” quién tiene más y más lectores, aunque sea totalmente artificial, sumando piezas completamente dispares. Para muestra otros dos acuerdos anunciados esta misma semana. Por un lado, a la alianza entre Periodista Digital y La información se ha unido Es Diario, la cabecera que sustituyó hace pocos meses a El Semanal Digital y, por otro lado, este mismo jueves el portal televisivo Vertele se vinculaba a la red del periódico de Ignacio Escolar, eldiario.es, el que dice vivir de sus suscriptores, para que este pueda “sumar” 1,8 millones de visitas más al mes.

Con todo ello, las Agencias de Medios se frotan las manos. Precios más bajos, en paquetes publicitarios mayores y de peor calidad, con peores segmentaciones de targets –público objetivo-, para las empresas para las que en teoría trabajan.  A cambio, las agencias consiguen pingues beneficios. En esta coyuntura, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, (CNMC), presidida por José María Marín Quemada, ha incoado expediente sancionador contra las agencias de medios Carat España, Media Sapiens, Persuade Comunicación, Ymedia y Media by Design por posibles prácticas restrictivas de la competencia, consistentes en acuerdos o prácticas concertadas entre las empresas para el reparto, la fijación de precios u otras condiciones comerciales, y el intercambio de información comercial.

Como vienen denunciando desde hace tiempo pequeñas agencias de publicidad independientes cada vez son más los concursos de grandes empresas e instituciones públicas en las que muchas de estas empresas ofrecen entre sus condiciones el coste de comisión de agencia por cero euros. Seguro que se preguntan cómo entonces obtienen ingresos. Pues ofreciendo, entre otras cosas, contratos a estos nuevos Grupos de medios con sus audiencias infladas con todo tipo de “trucos”, tal y como relató este periódico esta misma semana en exclusiva, a las que aplican descuentos que se convierten en una de sus principales vías de ingreso. Todo ello tomando como base las auditorías de audiencia de comScore que las propias Agencias han ido imponiendo a los medios y cuya credibilidad interna es cada día más cuestionada.