Menú Portada
Carta de un trabajador de la Empresa Municipal de Transportes

¿Será verdad que los trabajadores de la EMT somos insolidarios?…pero que insolidarios más raros

Enero 16, 2013
pq_928_emt.jpg

Recientemente se ha publicado un artículo en Extraconfidencial.com sobre las condiciones de los trabajadores de la EMT de Madrid que ha generado gran polémica y alarma social. En él se habla de la falta de solidaridad de los este colectivo, ya que han firmado un convenio con unas retribuciones por encima de la media, a pesar de la actual crisis económica.

Pues bien, desde aquí niego la mayor, ya que el actual convenio no es nada más que la prórroga del anterior firmado en el año 2008 y con vigencia hasta el año 2011, con una subida del 0% para el año 2012 y 2013. Además, el autor del artículo desconoce que -si bien los trabajadores de la EMT de Madrid cuentan con una serie de primas-, es debido a la imposibilidad de la empresa de realizar subidas en el salario base por la prohibición del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid. Pero lo que sí es cierto, es que esta empresa y sus trabajadores, son tan irresponsables e insolidarios, que todos los conceptos retributivos van incluidos en la nomina, y por lo tanto, se cotiza a Hacienda y la Seguridad Social por todos los conceptos que en esta figura, al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las empresas del sector privado, en donde el sobrecito y la prima en dinero B es la norma; dinero que se oculta a las arcas del Estado, y por lo tanto se cotiza por debajo del salario real que se gana, tanto por parte de las empresas como por parte de los trabajadores, y que esas primas, son susceptibles de quitarlas de la nomina en caso de enfermedad, huelga, etc.

Un privilegio aparente que en realidad no lo es

También desconoce el autor que la única variación notable de este Convenio es en relación a las IPT, que no son más que la recolocación en otro puesto de aquel trabajador que por cualquier tipo de enfermedad -sobre todo profesional-, no puede ejercer el puesto para el que ha sido contratado. Esto, que en un principio puede parecer un privilegio, deja de serlo cuando nos damos cuenta que estos trabajadores en otra empresa pasarían directamente al paro o bien a una jubilación anticipada, con los gastos que esto lleva aparejado para la sociedad actual. Y en esta parte, los que han salido perjudicados, endureciendo las condiciones de acceso, han sido los trabajadores.  

Y no olvidemos que los fines de semana, las fiestas, o cuando volvemos de noche de tomar una copa con los amigos, nos gusta disfrutar del transporte público, y eso solo es posible si hay personal trabajando cuando el resto de la gente se divierte.

Incumplimiento por parte de la Administración

En cuanto a las movilizaciones por el detraimiento de la paga de diciembre, sobre todo son debidas a seguir fielmente el argumentario del presidente del Gobierno Don Mariano Rajoy, muy dado a comparar la economía de la Nación con la de la economía familiar. Los trabajadores de la EMT cuentan con un presupuesto anual, al cual se ajustan dentro de sus posibilidades.  Este presupuesto queda roto cuando una de las partes (por imposición externa y a pesar de contar con el dinero consignado en sus presupuestos), decide no proceder al pago de algo pactado de antemano, rompiendo el consenso existente. Esto, amigos míos, lleva a que se tengan que producir recortes al igual que hace el gobierno.

Menos regalos en Navidad, menos cenas, menos compras en general, aparte de que muchos trabajadores cuentan con ese dinero para equilibrar su economía, con lo cual la faena que les han hecho es bastante grande, disminuyendo el consumo, y dejando en situación bastante precaria a muchos trabajadores de esta empresa. Pero esto vale para los trabajadores de EMT, Metro y administraciones públicas en general, y por lo tanto afectando a aquellas empresas que equilibran sus presupuestos en Navidad, si aquellas que pagan parte del sueldo con un sobrecito en B, y que ahora han tenido que poner en el paro a cientos de trabajadores por falta de ventas. Pero sobre todo, porque no es de recibo que un Convenio, que se publica en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, con fecha de 31 de Agosto de 2012, en su página 58 y que es un pacto entre dos partes, pueda ser incumplido unilateralmente por una de ellas sin que ocurra nada, y más teniendo en cuenta que si son los trabajadores los que lo incumplen, existe un régimen disciplinario para castigar esas acciones.

¿Será verdad que los trabajadores públicos somos insolidarios?…pero que insolidarios más raros.

Luis San Fermín
Trabajador de la EMT