Menú Portada
Es considerado por muchas operadoras como número de tarificación especial como los 902

Ser buen ciudadano y notificar incidencias a través del teléfono 010 en ayuntamientos como el de Madrid, nos cuesta mucho dinero

Septiembre 10, 2012
pq_925_ana_botella.jpeg

Casi todos los consumidores saben lo que les cuesta llamar a números 902, algo que muchas veces tienen que hacer de manera “obligada” para acceder servicios de atención al cliente, mantenimientos e incluso muchas veces información. Pero no todos saben que hay otra categoría de números que nos cuesta muchos euros al año, los llamados Servicios de Tarificación Adicional, aquellos números de tres o cuatro cifras, con formatos que comienzan por “0″ u “11″, a los que llamamos cuando tenemos una emergencia, solicitamos información a las Administraciones públicas o a los operadores de telefonía que tenemos contratados.

Algunos son gratuitos, como el número de Urgencias europeo (112), el de Bomberos provincial (085), el de Protección civil (1006), la Policía autonómica (088) o los destinados a casos de violencia de género o a denunciar desapariciones. (016, 116). Sin embargo, nos cobran por llamar a la Policía (091, 092), Guardia Civil (062) o a los servicios de atención ciudadana. (010, 012). Es más, en el caso al menos del 010, teléfono de atención de muchos ayuntamientos, aunque se especifique su coste como llamada local, es excluido de las tarifas planas de llamadas nacionales que muchos ciudadanos tienen contratados con el ADSL y entra en los servicios especiales como los números 901, 902.

Indignación con el Ayuntamiento de Madrid de Ana Botella

Extraconfidencial.com ha recibido numerosas quejas sobre que se cobre por este servicio, en concreto con el ayuntamiento de Madrid, ya que en la mayoría de los casos estas llamadas tienen una finalidad de ayuda al consistorio regido por Ana Botella, informando de incidencias y deterioros. Así uno de testimonios que ha recibido este medio es de un ciudadano que le han cobrado 1,1 euros por una llamada desde el teléfono fijo, en la que se comunicaba con el ayuntamiento para advertirle sobre la rotura de una tubería de riego en un árbol, que estaba ocasionando todas las noches la pérdida de muchos litros de agua. Pues bien, después de tener que suministrar todo tipo de datos personales (nombre, dirección, teléfono) los operarios de ayuntamiento tardaron una semana en realizar este arreglo, y los costes de la llamada al bolsillo del ciudadano.

La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones lo justifica como pago al operador en el que tienen interconectada su red, pero como este ciudadano argumenta “con mi llamada estoy ahorrando dinero y problema al ayuntamiento”. Es más añade, “he llamado muchas veces, averías, roturas, animales muertos en la vía, pero después de ver que me cobran por ello, es la última”. Y es que como el mismo reconoce, nunca se había fijado en la factura hasta ahora (cosa que sucede a muchos ciudadanos) e incluso había llamado desde el teléfono móvil. Con los impuestos no es suficiente, ser buen ciudadano tiene su coste en euros.