Menú Portada
Los testimonios escritos fueron presentados a primeros de marzo ante la representación española en Etiopía

Seis trabajadores de Global Infantil defienden la trayectoria y honorabilidad de Gil Lossada

Marzo 25, 2008

El presidente de Global Infantil pretende que estas declaraciones sean incorporadas al sumario que contra él instruye el juez de la Audiencia Nacional Grande Marlaska

El responsable de la ONG catalana fue acusado por los cooperantes Tomás Jóver y Petra Godelman de vejaciones, malos tratos y abusos sexuales a niños acogidos en su centro de Addis Abeba

Los autores de estos escritos comparecieron en la Embajada de España para ser debidamente identificados


El pasado 14 de enero, el magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, dictó una providencia en la que citaba a declarar el pasado 4 de febrero al presidente de la ONG catalana Global Infantil, Gil Lossada, acusado por los cooperantes Tomás Jóver y Petra Godelman de vejaciones, malos tratos y abusos sexuales a niños acogidos en el orfanato de Addis Abeba (Etiopía), como reveló en anteriores ediciones en exclusiva extraconfidencial.com (ver hemeroteca). Dicho documento judicial instaba también a Gil Lossada a presentar una relación de padrinos, apadrinados y menores acogidos desde su Fundación.
La retirada de su pasaporte por parte de la Policía etiope, como anticipó nuestro periódico, y el no haber recibido ninguna comunicación “ni de la Audiencia Nacional de España ni de ningún otro país” requiriéndole para prestar declaración, según aseguró, propiciaron que no acudiera a esa comparecencia. Quienes sí estuvieron en las dependencias judiciales madrileñas fueron Jóver y Godelman, quienes ratificaron sus afirmaciones y lanzaron “una llamada de auxilio” para reclamar que Lossada sea “apartado” de la gestión del centro “mientras dure la investigación“.
Las últimas noticias aseguran que el presidente de Global Infantil está preparando a conciencia su defensa, intentando desarmar a sus denunciantes a quienes acusa de quererse hacerse con el control de la ONG. Además, ha iniciado los trámites para abrir otro centro en la ciudad etiope de Harar.
Frente a los escandalosos testimonios acusatorios desvelados por este diario, a principios de marzo la Agencia Española de Cooperación Internacional y para el Desarrollo (AECID) recibió media docena de testimonios avalando la honorabilidad y gestión de Gil Lossada en el orfanato de Addis Abeba, negando tajantemente los hechos denunciados por los dos cooperantes y defendiendo su labor de una década. Unos documentos que tras ser examinados por el Abogado del Estado, fueron remitidos esta misma semana a la Audiencia Nacional.

“¿Buscan justicia, o notoriedad y poder?”

Según ha comprobado extraconfidencial.com, en la web de la entidad aparece una carta de un colaborador anónimo, en al que alude a conspiraciones y poderes a la sombra, e insinúa que Petra y Tomás han interpuesto la denuncia para quedarse con el centro de Addis Abeba. “¿Buscan justicia, como dicen, o notoriedad y poder?“, afirma su autor.
El texto no tiene desperdicio. Continúa afirmando que “por lo que se oye contar a los que saben de cooperación, los demandantes habían fracasado en un intento de crear una ONG, pero siguieron recaudando dinero -a cambio de promesas que ignoro- y al parecer quisieron introducirse en Global Infantil con ánimo de dirigir. Sus métodos no convencieron y quizá optaron por otros caminos para poder gestionar una ONG que ya no había que fundar partiendo de cero: ésta ya funcionaba desde hacía diez años gracias a los esfuerzos de unos pocos pioneros y gozaba de prestigio; una presa atractiva”.

Un presidente “incómodo”

El enigmático personaje, cuya identidad no desvela la web de la ONG catalana, concluye asegurando que “es cierto que Gil Lossada resulta incómodo para determinados estamentos. Especialmente para el gran negocio de las adopciones, por ser contrario a esa práctica, que ha lucrado a muchas ´personas solidarias´ de los países africanos y europeos. Con su convicción ética de no prestarse a ese tráfico, el presidente de Global Infantil entorpece los planes de negocio de muchas redes (…)”.
Finalmente alude, sin citarlos, a los cooperantes autores de la denuncia, Tomás Jovér y Petra Godelman, indicando que “tal vez habría que indagar en la honorabilidad de los que acusan para esclarecer las motivaciones. Si son gente de bien, perfecto, si no son agua clara, habría que creerles con reservas. El magistrado sentenciará”.