Menú Portada
Acusa a las eléctricas de no jugar limpio

Sebastián propondrá a la UE ampliar en ocho años el cierre de las minas de carbón

Octubre 20, 2010
pq_922_miguel_sebastian.jpg

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha asegurado que su departamento está trabajando a nivel europeo para que el futuro reglamento sobre el carbón fije 2020 como fecha de cierre de las minas de carbón, en vez de 2014, como se había propuesto inicialmente.

Durante una interpelación del senador José Valín Alonso en la Cámara Alta sobre el régimen de ayudas al carbón, el ministro explicó que España intenta acercar posturas con los países más afectados por el reglamento, entre ellos Alemania, Polonia, Hungría y Rumanía, y pidió la “ayuda” del PP para “que todos los europarlamentarios españoles tengan una misma voz” y apoyen la extensión del cierre a 2020.

El ministro pidió al PP que “hable” con su eurodiputado Alejo Vidal-Quadras para que “no vuelva a enviar una carta pidiendo el bloqueo de las ayudas españolas al carbón” y arremetió contra las eléctricas por su campaña comunitaria en contra de este mineral. “Las eléctricas españolas creo que no han jugado limpio con el tema del carbón en Europa”, afirmó.

Sobre el reglamento comunitaria que fija en 2014 el cierre de minas deficitarias, celebró que, “afortunadamente”, sea el Consejo Europeo y no la Comisión Europea el que tome la decisión final, lo que permitirá a los Estados miembro afectados participar en la elaboración del texto.

El cierre en 2014, señaló, “tendría importantes y negativas consecuencias sociales y económicas para España, donde el empleo del carbón sigue siendo importante, y más en un momento de crisis”. Por este motivo, calificó de “inaceptable” la fecha propuesta y defendió la fecha “alternativa” de 2022. “Hemos logrado que la nueva fecha se ponga en estudio y se pueda negociar”, indicó.

“Ahora nuestro esfuerzo está orientado a buscar el máximo número de Estados que nos apoyen para lograr una fecha que sea coherente con la realidad del sector”, afirmó, antes de resaltar algunas carencias de la propuesta de reglamento, entre las que figuran la falta de consideración hacia la situación concreta de algunas regiones, el olvido del carácter estratégico del carbón o el plazo “corto e irreal” manejado.

La postura española, señaló, evita “los traumas” y, tras los primeros contactos, ha sido bien acogida por instituciones como la Comisaría de Energía, que consideró “razonable” esta propuesta. En las próximas semanas se entrará en contacto con las delegaciones nacionales para que el reglamento pueda cerrarse en diciembre y entrar en vigor en enero, añadió.