Menú Portada
Por las filtraciones

Se tambalea la boda de la Duquesa

Diciembre 20, 2010

Por eso no es de extrañar que Cayetana y Alfonso estén pensando en oficializar su relación. Demostrar al mundo entero que su historia de amor es sincera y perenne.

pq_922_duquesalfonso.jpg

No se puede negar que forman una pareja dispar. Alfonso Díez y la Duquesa de Alba no son los típicos enamorados que se dejan llevar por la vida. Ellos constituyen una relación poco habitual, basada en el respeto, la compasión y el cariño. A la Duquesa se le ha rejuvenecido el corazón y a Alfonso le brillan los ojos con especial emotividad. Muchos creen que lo suyo es interés o falsedad. Están muy equivocados, pues los sentimientos del funcionario son cristalinos. No puede ocultar que junto a Cayetana está aprendiendo más de lo que nunca pudo imaginar, pero la entrega desmedida y la felicidad que denota la dama no tienen precio. Aquellos que les apuntan con el dedo deberían, en más de una ocasión, valorar la ilusión de una octogenaria que en la recta final de su vida, busca la eterna felicidad.
 
Por eso no es de extrañar que Cayetana y Alfonso estén pensando en oficializar su relación. Demostrar al mundo entero que su historia de amor es sincera y perenne. Hace unos días, el lenguaraz Kiko Hernández confesaba en el programa ‘Sálvame’ que no ocultaban su interés por contraer matrimonio. Una noticia que cayó como una jarra de agua fría en el entorno de los hijos de Cayetana, que ya eran conscientes de los planes de su madre. Sin embargo, me aseguran que las filtraciones televisivas podrían dar al traste con los preparativos de la boda. A la Duquesa parece no gustarle que haya quien se encargue de contar cómo y de qué manera será su enlace matrimonial. No es la primera vez que ocurre algo parecido. Ya ocurrió cuando la periodista Pepa Jiménez anunció con luces y taquígrafos que la aristócrata y el funcionario iban a pasar por la vicaría. Afortunadamente para los vástagos de Cayetana, sus deseos no fructificaron. Era lógico pensar, por aquel entonces, que ninguno de los dispares hijos de la celebérrima iban a dar su beneplácito. Algo parecido ocurre en la actualidad. No obstante, ya no son tan reáceos a que la Duquesa mantenga un idilio con Alfonso, pero no creen que lo mejor para ella sea dar el sí quiero. Habrá que esperar, pero todo hace indicar que la decisión está más que tomada.
 
Por Saúl Ortiz