Menú Portada
El empresario ha decidido poner punto y final a su matrimonio

Se separa el actual presidente de un equipo de fútbol

Septiembre 3, 2008

Si en verano han aumentado las separaciones entre nuestros famosos, el otoño promete dar más de un quebradero de cabeza a grandes empresarios. Un conocidísimo magnate del deporte astro se separa de su mujer.

pq_582_futbol.jpg

En este patio rosa entran noticias de todo tipo y de todo color, aunque a veces cueste informar. Tras un verano de importantes bajas en eso que algunos llaman amor, parece que el otoño dará comienzo con una inesperada separación que llenará de runrunes, no sólo los espacios y revistas del colorín, sino también las principales planas de los periódicos dedicados al deporte nacional. Se separa uno de los capos de un importante club de fútbol. Dicen que está harto de salvar las apariencias y que desea, con cierto desasosiego, dejarse ver en compañía de su nueva adquisición, con la que comparte sueños y confidencias desde hace algún tiempo.
El suyo es un matrimonio a la deriva que, pese a ser aparentemente armonioso e ir acompañado de un sinfín de excentricidades, ha atravesado numerosos baches. Insisten en que la decisión esta tomada y que, en la actualidad, se busca incansablemente la forma menos comprometida de hacerlo público. El empresario prefiere no suscitar polémicas y espera que no se especule en torno a su entredicha fidelidad, por lo que los más atrevidos anuncian que la noticia será dada a través de un breve comunicado de prensa. Tendremos que esperar. De momento, el magnate del deporte estudia, a marchas forzadas, el guión que deberá leer en caso de ser increpado por los reporteros asfálticos no sólo dedicados al denostado corazón. Me aseguran que, pese a ser valiente en sus asuntos profesionales, en lo personal teme que su separación se convierta en un barrizal mediático. Menudo panorama… ¡Ay si Calderón de la barca levantara la cabeza…!
 
Por Saúl Ortiz