Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

Se dispara la concesión y el uso de las tarjetas de crédito en España que podría batir un récord histórico en el segundo semestre y que confirmaría la salida de la crisis: de enero a marzo se pagaron más de 30,3 billones de euros en compras

Agosto 18, 2017
tarjetas

Diez años después del estallido de la mayor crisis económica de la historia, la Comisión Europea ha hecho balance sobre su incidencia y evolución. Y, aunque cree que todavía quedan reformas por materializarse y ver la recuperación en todas las facetas económicas y sociales, da por superada de forma general la crisis. “La evolución económica reciente es alentadora”, ha destacado Pierre Moscovici Comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, “pero aún queda mucho por hacer para superar el legado de los años de crisis”.

El debate se ha trasladado rápidamente al caso particular de España. Hay datos que avalan a los partidarios del fin de la crisis, como el crecimiento del PIB, la recuperación de buena parte del empleo perdido y el gran aumento de la productividad. En el lado contrario, se sitúan los que niegan la salida de la crisis y se centran especialmente en el elevado endeudamiento, el desempleo joven o la caída de los salarios.

Frente a todos estos datos hoy les mostramos un elemento de análisis diferente: los datos de tarjetas bancarias (débito y crédito), así como su uso. Una visión distinta de la salida de la crisis con una conclusión bastante clara.

Más demanda y más concesión de tarjetas

Cuando estalló la crisis financiera en España las tarjetas bancarias habían alcanzado su máximo histórico con 76,4 millones de tarjetas: 44,8 millones de tarjeta de crédito y 31,6 de débito. Desde ese año, las tarjetas emitidas por Bancos y Entidades Financieras de Crédito iniciaron un declive que llevó a su mínimo histórico en el año 2012, con la pérdida total de 7,6 millones de tarjetas hasta caer hasta los 68,80 millones.

En los años siguientes comenzó una recuperación suave que se ha acelerado desde el año pasado. Sólo en el 2016 se emitieron 4,6 millones de plásticos nuevos, especialmente de crédito (3,9 millones más). El año 2017 ha aumentado este crecimiento espectacular (8,2% interanual) y el primer trimestre ya ha cerrado con un parque total 75,85 millones de tarjetas bancarias. Cuando el Banco de España publique las estadísticas del segundo trimestre se confirmará un nuevo record histórico, y lo más llamativo: aunque haya caído el número de este medio de pago en la versión de débito habrá más de 5 millones más de crédito que antes de la crisis.

tarjetas-circulacion

Estos datos nos muestran dos aspectos. El primero, el cambio del hábito del consumidor. El usuario español disminuye su número de cuentas y se concentra en menos Bancos, lo que lleva a que tenga menos tarjetas de débito. El mayor reflejo de este cambio de costumbre radica en que, si bien disminuyen las operaciones en cajeros automáticos (924.127 operaciones en 2016 frente a 1.018.939 del año 2008), el dinero extraído ha aumentado (118,2 billones de euros en 2016 frente a los 116,5 billones de euros de 2008). Estos datos evidencian que la media cada vez que se saca dinero del cajero ha pasado de 114 euros hace 9 años a hacerlo por 128 euros actualmente.

Pero el punto fundamental de la mejora de estos datos está en el incremento de tarjetas de crédito. No sólo se demandan más, también los Bancos y Entidades Financieras de Crédito aprueban las peticiones y las conceden y lo hacen porque también ha mejorado el perfil crediticio de los españoles. El reflejo se aprecia en la mejora de los datos de morosidad, que ya se sitúan en niveles de 2012. Según los últimos datos oficiales publicados por el Banco de España, la morosidad de la Banca española se situaba en el 8,74% a finales de mayo. Para después del verano se espera que baje del 8,6%. Aunque hay más tarjetas, la morosidad baja.

Más compras y de mayor importe

Si el número de tarjetas y su concesión son ya un indicativo claro de recuperación, lo es también el volumen de compras que se hace con esta forma de pago. Se ha pasado de 1.985 millones de operaciones al año en 2008 a 3.045 millones en 2016. Su crecimiento por si sólo no es un dato concluyente. Un cambio de hábitos -que se pague más con tarjetas que con efectivo-, puede explicar parte de este incremento. Pero si lo unimos a otros datos, queda claro que el español consume mucho más. El incremento del importe de las operaciones pagadas con tarjeta (+31% desde el arranque de la crisis), es muy superior al aumento de los terminales de pago (+6%); es decir, el aumento de las operaciones es más de cinco veces superior al de los establecimientos que ofrecen este medio de pago y se acelera en los últimos meses. Sólo de enero a marzo de este año se han pagado más de 30,3 billones de euros en compras con tarjeta.

La conclusión es clara. Según las estadísticas de medios de pago del Banco de España y, en especial los datos de los dos últimos años, ha llegado también la recuperación económica al consumo y se espera un 2017 que, con el efecto del turismo-, esta recuperación crezca y se consolide.