Menú Portada
Director de un hotel mallorquín, su muerte fue atribuida a una mafia vinculada a especulaciones urbanísticas

Se cumplen 23 años del apuñalamiento de Joaquín Vermeulen sin que haya ningún imputado

Enero 8, 2015

Con tan sólo 27 años fue asesinado de una puñalada en el costado derecho el 8 de enero de 1992. Su cuerpo sin vida fue hallado al día siguiente en un aparcamiento, a unos 30 metros de su domicilio, en el barrio de Las Maravillas

pq_929_vermeulen.jpg

Según la reconstrucción de los hechos efectuada por la Policía, el día en que fue asesinado, Vermeulen estuvo en el establecimiento que dirigía, el Hotel Metropolitan de Palma de Mallorca hasta las 18:30, cuando decidió regresar a su casa para preparar una cena con varios familiares. A las 18:40 horas llegó al aparcamiento de su domicilio. Tras salir del vehículo se agachó para coger una bolsa con gran cantidad de dinero que llevaba en el asiento del copiloto. En ese momento recibió la puñalada mortal, que llegó a afectarle el pulmón. El móvil del crimen no fue el robo, toda vez que el asesino no se llevó la bolsa con el dinero.

Cuando fue descubierto el cuerpo del empresario, el vehículo todavía tenía el motor en marcha. Los investigadores barajaron la posibilidad de que en el trasfondo del caso hubiera una disputa inmobiliaria, ya que Vermeulen había adquirido recientemente un terreno en Palma para construirse un chalet.

La mafia del ladrillo

El 18 de enero de 1992 la Policía anunciaba el arresto de dos individuos por su posible relación con el crimen. Se trataba de dos socios de la empresa constructora relacionada con el levantamiento del chalet. Uno de ellos había sido visto por testigos discutiendo con Joaquín Vermeulen unos días antes del asesinato, por lo que se sospechaba que podría haber un móvil de intereses financieros o especulativos. Sin embargo, tras tomarles declaración y comprobar sus coartadas, la Policía les dejaba en libertad por falta de pruebas. 23 años después del crimen, sigue sin saberse quién mató a Vermeulen ni los motivos que le llevaron a ello.

José Manuel Gabriel

josemanuelgabriel@extraconfidencial.com