Menú Portada
Tal y como informó Juan Luis Galiacho el pasado 23 de diciembre

Se confirma la información adelantada por Extraconfidencial.com: la infanta Cristina imputada mientras que el juez Castro se prepara ante el contrataque de la fiscalía

Enero 7, 2014
pq_938_infanta_cristina.jpg

La primera bomba informativa del año no ha tardado en estallar. El juez José Castro ha decidido imputar a la infanta Cristina por un delito de blanqueo de capitales y otro fiscal presuntamente cometidos como copropietaria de Aizoon, empresa familiar a la que se desviaron más de un millón de euros  de fondos públicos desde el Instituto Nóos. Así lo ha razonado en un auto de 227 páginas al que espera el recurso no sólo de la acusación sino más que probable de la fiscalía. Con todo ello, se cumple lo anticipado por Juan Luis Galiacho en extraconfidencia.com en diferentes ocasiones, la última, el pasado 23 de diciembre y en contra por lo afirmado por otros medios: El juez Castro imputaría a la infanta Cristina mientras que se prepara para luchar contra la oposición del Fiscal Horrach.

El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Palma de Mallorca ha barajado en estas semanas la imputación a pesar de no contar ni con el apoyo de la Fiscalía Anticorrupción ni con el de la Abogacía del Estado; y ni siquiera con el beneplácito del abogado del otro principal imputado, el ex socio de Urdangarín, Diego Torres, quien sólo ha pedido que declare como testigo. No obstante, el juez Castro está muy decepcionado con la conducta procesal de sus hasta ahora amigos, los fiscales anticorrupción de Mallorca, que le han negado el apoyo en un tema que para el es fundamental y donde ha volcado toda su investigación en los últimos meses. Castro ha cribado la conexión de la infanta Cristina con todo el entramado financiero de Iñaki Urdangarín y su ex socio Diego Torres.

La baza de Castro y el papel de la defensa

Como informó Juan Luis Galiacho, según diferentes fuentes “Castro no tiene mucho más que perder después de toda la investigación que ha hecho, con el cribado de facturas a la empresa Aizoon. Sabe que se la juega judicialmente, pero sabe que cuenta con el apoyo popular, no mediático que sería movido perfectamente por Zarzuela. Quizá ahora este sopesando con que apoyo cuenta en la Audiencia Provincial de Mallorca ante una posible recusación por parte del fiscal. Si cuenta con algún apoyo, es muy posible que tire para delante y la impute

Frente a esto, la defensa de la Infanta Cristina consideraba en un escrito de 30 páginas remitido antes de Navidad al juez Castro que una hipotética imputación de la hija del Rey tendría lugar “sólo por ser Doña Cristina quien es y no por la existencia de indicios objetivos” de delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales. Los abogados de la infanta, Miquel Roca y Jesús María Silva, que se encuentran enfrentados profesionalmente, argumentan que “no existen motivos para proceder a dicha hipotética citación“. Sobre el primer supuesto delito, sostienen que en ningún momento de la instrucción ni en los “exhaustivos informes periciales” de la Agencia Tributaria se encontraron indicios de fraude fiscal, ni como tributaria directa, ni en cuanto a su responsabilidad respecto a la mercantil Aizoon, cuya propiedad compartía con su marido al 50%. Dicen que la Infanta, desde la constitución de la compañía en 2003, estuvo completamente al margen de la administración de la misma, no tuvo ninguna intervención activa y “confió absolutamente en la gestión de su esposo“. Y sobre un posible blanqueo de capitales anterior a marzo de 2006, cuando la Infanta se desvinculó del Instituto Nóos, los abogados resaltan el absoluto desconocimiento de la Infanta “acerca de las actividades supuestamente ilícitas que se desarrollaban en Nóos” y, por tanto, de que el dinero que el instituto transfirió a Aizoon pudieran tener un origen delictivo.

El papel del fiscal anticorrupción

Esta petición de no imputar a la hija del rey de España, se unió al escrito que hizo también antes de las fiestas el fiscal anticorrupción Pedro Horrach quien manifestaba “la inexistencia de indicios incriminatorios de los que pudiera derivarse la imputación de doña Cristina de Borbón”, una conclusión que ya manifestó en otro escrito anterior que entregó al juez el pasado 14 de noviembre, y donde ya hacía entender que no hay contra ella más que “conjeturas o sospechas”. También la Abogacía del Estado, personada en el caso Nóos, en representación de la Agencia Tributaria, no aprecia indicios de delito fiscal en la actuación de la infanta Cristina al frente de Aizoon.

Con casi todo en contra, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha tomado una decisión de una enorme repercusión. Ahora sólo falta ver los diferentes contraataques que recibirá y si finalmente veremos en el mes de marzo a la infanta Cristina bajar la ya famosa rampa hacia los juzgados.