Menú Portada
La junta directiva del FC Barcelona fijará hoy la fecha del voto de censura

Sandro Rosell “for president”

Junio 15, 2008

La junta directiva del FC Barcelona deberá fijar en su reunión de hoy la fecha de la votación de la moción censura a que ha sido castigado Joan Laporta por los socios del club. Se especula que será el 6 de julio, domingo, ya en plenas vacaciones. Las dudas del resultado son grandes, pero por si hay que convocar elecciones anticipadas el que fuera mano derecha de Laporta en su primer mandato, Sandro Rosell, prepara su candidatura. No hay duda que si se presenta será el futuro presidente azulgrana.

pq__sandro.jpg

El mismo día que cumple los cinco años al frente de la entidad blaugrana, Joan Laporta no se puede parar a hacer balance de lo que han sido estos cinco años para el club, porque lo que tiene que acometer es la ardua tarea de no ser destituido por el socio. Las casi diez mil firmas que avalaron el voto de censura a su gestión son los mismos que le pueden sacar de Can Barça. Las dudas de qué pasará ese posible 6 de julio son enormes para los pronosticadores, pero parece que quien lo tiene claro es el propio Laporta y su junta. ¿En qué me baso? En que si estuvieran convencidos de que la mayoría de los socios culés avalan su gestión, el voto de castigo hubiese sido convocado para cualquier día de hoy a fin de mes, período en que el seguidor azulgrana con derecho a voto estaría aún en la Ciudad Condal y no de vacaciones como va a ocurrir el 6 de de julio. Y no olvidemos que en el FC Barcelona no existe el voto por correo, por lo que el que se quiera mojar a favor o en contra tendrá que ir al Camp Nou con su papeleta.
O sea, que ante la imposibilidad de movilizar a seis mil amigos, van a tratar de impedir que los nueve mil votantes se queden solos en las urnas. Los estatutos marcan que al menos el 10 por ciento de los socios, o sea, algo más de once mil socios, deben acudir a votar para que la moción sea válida, y de los que acudan dos tercios tendrían que votar contra Laporta, o sea, al menos siete mil.

Que no vote el diez por ciento

Con las vacaciones para se calcula la mitad de los socios blaugranas, llevar a votar el veinte por ciento de los que estén es todo un reto. Esa es la apuesta de Laporta y los suyos, desmotivar para que no acuda nadie. Lo están intentando contando historias de lo bien que lo han hecho, pero por ahí, poco calado. Lo están tratando de reventar con los fichajes, ya llevan cuatro y se anuncian muchos más, entre ellos el del héroe David Villa. Y poco más, no se puede hacer para cambiar la voluntad de los socios que el día que anunció la destitución del técnico Frank Rijkaard por dos años sin títulos, aplaudieron al holandés y pidieron la marcha del propio Laporta.
Total, que la opción para seguir de presidente es que no acudan once mil almas a votar. Pero claro, los que sí quieren que se vaya no lo van a permitir. ¿Cómo? Pues ofreciéndoles una alternativa. ¿Cuál? Lanzar el nombre de un futuro presidente que sí motive. ¿Quién? Sandro Rosell. ¿Por qué? Pues porque Sandro fue quien ayudó a que Laporta ganara las elecciones, porque fue quien hizo los fichajes de Ronaldinho y Rijkaard, entre otros, porque ha sido quien más ha criticado la gestión de Laporta y quien será el futuro presidente que devuelva al club la ilusión perdida. Ya ha dicho que pondrá en la calle a Txiki Begiristain, que limpiará el vestuario y jugadores como Eto’o estarán fuera por lo que han hecho de mal a la entidad.
Ya es cosa de horas. Los que sienten el club acudirán a votar, no para echar a Laporta, que también, sino para que Rosell regrese triunfal.