Menú Portada
EXCLUSIVA
Las investigaciones de la UDEF y la UDYCO se centran en las operaciones de este políco afín al PP

Sánchez Pinacho: ¿el “Roca” de la Operación Astapa?

Junio 22, 2008

Llegó a Estepona de manos de la familia GIL, se pasó al Partido Popular, al que continua afiliado, y entre 1994 y 2003 ocupó el área de Urbanismo en Estepona
 
A su nombre o el de su mujer constan propiedades en Madrid, Marbella y varias viviendas y locales comerciales en Estepona
 
Al estilo “malayo”, disfruta en la zona de Casasola de una auténtica mansión con varios vehículos de lujo, obras de arte y una sublime colección de relojes

pq__javier-arenas.jpg

Puede que el recién nombrado vicesecretario general y máximo responsable del PP en Andalucía, Javier Arenas, tenga un problema. Se lo explicamos. Aún quedan flecos, muchos e importantes, por destapar en la Operación Astapa contra la corrupción en el Ayuntamiento de Estepona. Las Unidades de élite del Cuerpo Nacional de Policia adscritos a la UDEF de Madrid, con el apoyo de UDYCO, se encuentran tras la pista y con información muy avanzada de tres focos de corrupción en la Costa del Sol. Extraconfidencial.com, en exclusiva, está en disposición de aseverar que los objetivos próximos se centran en las actividades de Víctor Manuel Sánchez Pinacho, los adjudicatarios de las parcelas propiedad del Ayuntamiento en el denominado Cortijo Casareño y las relaciones de Javier Arteche, Cristina Yeregui, la Kutxa, Montse Corulla y Valle Romano.
En ésta primera entrega, por no abrumarles con demasiada información, les desvelamos las líneas del primer investigado, el mencionado Sánchez Pinacho. Llegó a Estepota de la mano de Jesús Gil Marín, ex alcalde del municipio malagueño, procedente de la cantera de la inmobiliaria familiar Gilmar a finales de 1994. En el año 95 fue nombrado concejal de Urbanismo por el hijo de Jesús Gil. Cuando el GIL fue descabalgado de la alcaldía en el año 99, Sánchez Pinacho se afilió al Partido Popular, haciéndose cargo del área de Urbanismo desde 2001 al 2003.
El enriquecimiento de Pinacho a lo largo de esos años ha sido espectacular, muy al estilo de Juan Antonio Roca, quien ocupo el cargo de asesor de Urbanismo en Marbella. Sánchez Pinacho arribó a Estepona, como el supuesto cerebro de la Operación Malaya, “con una mano delante y otra detrás”, sin propiedades a su nombre y con un coche viejo que andaba un día sí y otro no.
A día de ostenta a su nombre o el de su mujer, Raquel Greca Martínez, una veintena de sociedades con propiedades en Madrid- calle Serrano 108-, Marbella -Guadalmina Baja- y en Estepona varias viviendas y parcelas en Costalita Playa; es en ésta última población en la Zona de Casasola donde disfruta de una auténtica mansión con varios vehículos de lujo, obras de arte y una sublime colección de relojes; como se jacta de enseñar a todo aquél que pregunte; todo ello, sin trabajo conocido, sin estar de alta en seguridad social y sin empleados. Vamos, al estilo malayo.
Se encuentra imputado en el caso del Tribunal de Cuentas de Estepona en unión del también concejal Antolin González y Jose Ignacio Crespo en prisión desde el pasado jueves por la Operación Astapa.
A pesar de todo, sigue afiliado al Partido Popular en la ciudad malagueña y mantiene una estrecha relación de amistad con el senador y máximo responsable del PP malagueño, Joaquín Ramírez. Además, el súbdito italiano detenido dentro del marco de la Operación Malaya es socio de Víctor Manuel Sánchez Pinacho un individuo bastante conocido en Estepona y que, si la Justicia no lo remedia, se convertirá en un prófugo afincado en Panamá, donde dispone de capital y propiedades para disfrutar el resto de sus días.
 
Cristóbal del Toro