Menú Portada
La mujer de Bernardino León, secretario general de Presidencia, trabaja en Iberdrola

Sánchez Galán no pudo repetir el veto a Florentino en la reunión de ZP en Moncloa con los grandes de la empresa

Marzo 27, 2011
pq_926_galan-florentino.jpg

El pasado mes de febrero la Canciller alemana, Ángela Merkel, visitaba Madrid para presidir junto al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la 23 Cumbre hispano alemana con un marcado acento económico. Tras concluir los encuentros entre los dos Gobiernos, el Jefe del Ejecutivo español ofreció en el Palacio de La Moncloa un almuerzo de trabajo a la máxima mandataria alemana al que fueron invitados destacados empresarios españoles y alemanes. Allí estuvieron, entre otros, altos directivos de Deutsche Telekom, la eléctrica RWE, la multinacional Siemens y el presidente de la Confederación Alemana de Cajas de Ahorro, así como el jefe de la Confederación Alemana de Sindicatos. Y por parte española, la creme de la creme de nuestro empresariado: los presidentes de Telefónica, César Alierta, Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, Acciona, José Manuel Entrecanales, La Caixa, Isidro Fainé, del Santander, Emilio Botín, y Francisco González, del BBVA.

Pero hubo una ausencia muy significativa: la del presidente de ACS, Florentino Pérez. La mayoría argumentó que su no presencia se debía al malestar de Ángela Merkel por que el presidente del Real Madrid no le había consultado, por decirlo de alguna manera, la adquisición por parte de ACS del 25,08% del capital de la constructora alemana Hochtief, la tercera del mundo en ventas con una fuerte presencia en EEUU, Europa Central, Australia y el Sudeste Asiático.

Pero nada de eso. Tal y como informó este periódico en rigurosa exclusiva firmada por Juan Luis Galiacho, Sánchez Galán lograba reunir en el verano de 2010 a distintas personalidades dela izquierda, derecha y centro en la boda de su hija Inmaculada en su finca de Salamanca. Al enlace asistió, en representación de Moncloa, el secretario general de presidencia, Bernardino León. Y decíamos que, casualidades de la vida, el asesor más próximo a Jose Luis Rodriguez Zapatero, tiene a su mujer trabajando en la eléctrica: Regina Reyes Gallur figuraba entonces como vicesecretaria no consejera de Iberdrola renovables y es letrada asesora del Consejo de Administración. No incluir en la lista de invitados a Florentino Pérez partió de protocolo de Presidencia a “petición” de Sánchez Galán, no de Ángela Merkel. O al menos eso nos aseguran.

Máxima tensión

Nada que ver, por ejemplo, con el acto celebrado el pasado  21 de febrero en el que se presentaba oficialmente el Consejo Empresarial para la Competitividad, un think tank consagrado a contribuir con sus propuestas a mejorar la situación de la economía española. César Alierta, presidente de Telefónica, fue designado primer presidente del Consejo. A ese evento si acudió Florentino Pérez y también Sánchez Galán, junto a los máximos responsables del Santander, BBVA, Mapfre, El Corte Inglés, Mercadona, Repsol, Inditex, Ferrovial, Acciona, el Grupo Planeta, Criteria y el Grupo Barceló. Vamos, todos. Los organizadores se encargaron muy mucho que los presidentes de ACS e Iberdrola coincidieran lo menos posible y les ubicaron en extremos opuestos de la mesa. La tensión no sólo les afectó a ellos sino a todos los presentes. Y es que hay protocolos y protocolos.

 Lo que no pudo conseguir esta vez Sánchez Galán es que Florentino Pérez asistiera a la reunión que convocó José Luis Rodríguez Zapatero el pasado sábado con los 41 grandes de la empresa y finanzas españolas. En esta ocasión, las influencias del presidente de la eléctrica no surtieron efecto y allí se encontró con su enemigo público número uno. Y, para mayor morbo, ese mismo protocolo que accedió a su petición les situó frente a frente.