Menú Portada
Sus declaraciones a Sportweek vuelven a crear fisuras en la aparentemente irrompible plantilla blaugrana

Samuel Eto´o, de nuevo el mejor aliado blanco

Febrero 16, 2009

Samuel Eto´o, máximo goleador de la liga y pieza importante en el engranaje del FC Barcelona que domina a placer la liga española, ha vuelto a quitarse la careta en unas declaraciones al semanario francés Sportweek en la que anuncia que ya ha decidido su futuro y que el FC Barcelona es sólo el equipo que le paga el sueldo. Hace dos años, en situación similar con el Barça dominando claramente la Liga, el camerunés realizó otras declaraciones con las que reventó el vestuario, el equipo y acabó entregando la Liga al Madrid. ¿Ocurrirá ahora lo mismo?

pq_702_etto.jpg

Dos años menos una semana después, Samuel Eto’o ha vuelto a lanzar una granada en el seno del FC Barcelona. Hace dos años llamó mala persona a Frank Rijkaard por decir públicamente que se negó a jugar los seis últimos minutos del partido ante el Rácing. Fue en Vilafranca del Penedès y de paso se llevó por delante a Ronaldinho, la estrella del equipo. Fue una cuestión de celos porque el Camp Nou se rendía cada partido al brasileño y no a él. Aquello hizo que el Barça de Rijkaard ya no volviera ser el mismo, ni Ronaldinho tampoco. El final, ya lo saben: el Madrid, campeón de Liga.
Joan Laporta prometió al técnico holandés traspasar a Eto’o, pero el presidente no cumplió su palabra. Las consecuencias también las conocen: Rijkaard, Ronaldinho y Deco, a la calle. Este año, con Pep Guardiola al frente, Eto’o estuvo amenazado de expulsión a comienzo del verano, pero el camerunés entonó un mea culpa aceptado por todos. Con nuevos mimbres y nuevos métodos, el Barça ha dominado la Liga hasta con 12 puntos. Hoy la ventaja es de diez, pero la solvencia del juego azulgrana no indica peligro de descomposición. Pero por lo desarrollado en las últimas jornadas, lo que sí parece que no será un paseo es la Champions, donde cualquier rival puede aprovechar un momento de debilidad.
Justo en ese momento, el más complicado de la temporada, al envidioso Eto’o le ha vuelto a poder la soberbia. Samuel no digiere los gritos del Camp Nou alabando a Messi como el mejor jugador del mundo, ni coreando los nombres de Xavi, Iniesta o Alves como las otras grandes estrellas del equipo. Así que sabedor de que ene se quinteto de magníficos el menor querido es él, anuncia en Francia que ya ha tomado la decisión sobre su futuro. Acaba contrato en junio de 2010 y el FC Barcelona no le ha llamado para renovar por decisión de Guardiola, aunque lo piensan hacer en breve. Si Samuel ya conoce su futuro y el Barça no lo conoce, la respuesta es clara: ha decidido marcharse.

Conoce su futuro, el Barça no lo conoce, luego…

Y lo peor del caso es la forma en que teatraliza la situación. “¿Por qué ha rechazado usted posar con la camiseta del FC Barcelona para nuestro fotógrafo?“, le preguntan los de Sportweek. Y Eto´o responde que “no me gustan los jugadores que besan su camiseta tras marcar un gol porque no dudarán un segundo en cambiar de equipo si al día siguiente alguien les ofrece unos millones más. El club de mi corazón es el Mallorca y actualmente trabajo para el Barça. Eso es todo“. Ni un solo seguidor culé no habrá recordado inmediatamente a Messi tras marcar cualquier gol esta temporada. Por cierto, un Messi amigo de Ronaldinho.
En otra pregunta, el compañero le pide su opinión sobre si será difícil tomar una decisión sobre su futuro. Pero el camerunés lo tiene fácil: “No, eso es fácil. Es más, mi decisión ya está tomada. Pero en estos momentos no puedo decir nada. En verano pasado no era realmente bienvenido en el Barcelona porque cierta gente del club dudaba de mí. Y eso, porque yo había sufrido una seria lesión y había tardado en recuperar mi mejor forma. Hoy nadie duda de mí. La gente olvida rápido. Hay que reivindicarse cada día“.
Y esa parece la consigna de Eto’o, reivindicarse a diario, aunque con ello ponga en entredicho a compañeros, técnicos y club. Como sus declaraciones tras hacer el 2-2 el sábado ante el Betis y que daba un punto al Barça cuando ya parecía perdido. Se fue hacia Guardiola a gritarle “te lo dije, te lo dije”, justificando su decisión de desobedecer las instrucciones del técnico que le decía se fuera a la banda derecha, y que gracias a ello anotó el tanto del empate. Gol, por cierto, con la fortuna de que Fernando Vega desvió la trayectoria del balón y descolocó al portero bético. Pero Eto’o exigía para sí los honores en su guerra particular contra el mundo.
Veremos en qué desemboca todo esto. Pero desde luego, si en estos momentos hay alguien frotándose las manos vive en Madrid y viste de blanco. Lo que el sábado era un sueño, en estos momentos es posible. Samuel Eto’o, de nuevo, el mejor aliado blanco.